An illustration of different types of hormonal birth control

Ilustración: Katrin Friedmann

Anticonceptivos Hormonales

La anticoncepción hormonal y tu cuerpo

¿Cómo funcionan los métodos anticonceptivos?

*Traducción: Kenny Rafael Delgado Arismendi

La mayoría de las mujeres estadounidenses y europeas usarán al menos una forma de anticonceptivo hormonal, o anticonceptivos, en algún momento de sus vidas (1,2). Es más probable que hayan probado la píldora anticonceptiva oral (1,2) y aproximadamente 2 de cada 10 mujeres estadounidenses y europeas son usuarias actuales de píldoras anticonceptivas (1–3).

Los anticonceptivos hormonales son muy efectivos para prevenir embarazos no deseados (4). Entre 0 y 9 de cada 100 personas que confían en ellas quedarán embarazadas en el transcurso de un año, según la forma de anticonceptivo hormonal que utilicen (4). Este número es menor en personas que usan anticonceptivos hormonales perfectamente. En comparación, 18 de cada 100 personas que dependen de condones masculinos quedarán embarazadas en el transcurso de un año (4). La varilla implantable, o simplemente el implante, es la forma más efectiva de anticonceptivo hormonal (4) y tu proveedor de atención médica suele colocarlo en tu brazo. Menos de 1 de cada 100 personas que utilizan este método quedarán embarazadas en el transcurso de un año (4).

an image of 3 mobile screens of the Clue app

Descarga Clue para hacerle seguimiento a tus métodos contraceptivos

  • Descargar la aplicación de Clue en la App Store
  • Descargar la aplicación de Clue en la Play Store

4.8

Ilustración de una calificación de cinco estrellas

más de 2M+ calificaciones

Aunque los anticonceptivos hormonales son altamente confiables para prevenir el embarazo, entre aproximadamente la mitad y tres cuartos de las mujeres estadounidenses que han usado anticonceptivos hormonales han reportado efectos secundarios que los hicieron dejar de usarlos (1). Entre aproximadamente 2 a 4 de cada 10 personas que usaron anticonceptivos hormonales de Europa occidental informaron haber dejado de fumar debido a efectos secundarios o preocuparse por los efectos sobre la salud (2).

Si eliges usar un anticonceptivo hormonal o no hormonal, es importante considerar cuán efectivo, fácil, beneficioso o dañino puede ser cada método para ti. No todas las formas de anticonceptivos hormonales funcionan de la misma manera, por lo que una puede ser una mejor opción que otra. Los métodos anticonceptivos no hormonales son otra posibilidad para prevenir embarazos no deseados. Tanto las formas anticonceptivas hormonales como las no hormonales tienen beneficios y riesgos.

El uso de una aplicación de seguimiento de períodos como Clue para rastrear tus síntomas y efectos secundarios puede ayudarte cuando discuta tus opciones con tu proveedor de atención médica.

Biología de la anticoncepción hormonal

Los métodos anticonceptivos pueden clasificarse como hormonales y no hormonales. Las formas anticonceptivas no hormonales, como los condones o el dispositivo intrauterino de cobre (DIU), no cambian los niveles naturales o las funciones de las hormonas dentro del cuerpo (4).

Un gráfico que muestra cómo cambian los niveles hormonales a lo largo de un ciclo menstrual.

Sin embargo, los anticonceptivos hormonales cambian los niveles normales de estrógeno, progesterona y otras hormonas (4).

Un gráfico que muestra cómo cambian los niveles hormonales para las personas que usan un tipo de píldora combinada.

* Este gráfico se basa en un tipo genérico de píldora anticonceptiva hormonal combinada en todo el ciclo. En realidad, los niveles hormonales subirán y bajarán a medida que se tomen las píldoras a diario, y las diferentes píldoras contienen un maquillaje hormonal diferente.

Los anticonceptivos hormonales generalmente contienen formas alternativas de estrógeno y / o la forma sintética de progesterona llamada progestina (3,4).

Las personas que usan las formas más comunes de anticoncepción hormonal no ovulan. Estos métodos detienen los patrones de producción habituales de las hormonas reproductivas y evitan que los ovarios liberen óvulos. Hacen esto deteniendo o cambiando el "ciclo" hormonal habitual. Las excepciones incluyen la "mini píldora" y el DIU de levonorgestrel. Estos métodos funcionan de una manera diferente, pero aún así evitan la ovulación en algunas personas (5).

Los anticonceptivos hormonales que incluyen tanto estrógeno como progestina son:

  • Anticonceptivos orales combinados (AOC)

  • Anillo vaginal hormonal

  • Parche anticonceptivo (4)

Los anticonceptivos hormonales que incluyen solo progestina son:

  • Píldoras solo de progestina (la “mini píldora”)

  • Inyección anticonceptiva o inyección (generalmente bajo la marca Depo-Provera)

  • Varillas anticonceptivas implantables (“el implante”)

  • Levonorgestrel (LNG) IUD (4,6)

Anticoncepción de emergencia (es decir, "La píldora del día siguiente") también afecta los niveles normales de estrógeno y progesterona, ya sea aumentando la cantidad de estas hormonas o interfiriendo con las proteínas que interactúan con estas hormonas (4,6,7) . La anticoncepción de emergencia funciona principalmente al bloquear la ovulación, ya que no termina un embarazo después de que haya ocurrido (8). No se recomienda su uso como método primario anticonceptivo (4), pero se recomienda en circunstancias donde la anticoncepción falló, la anticoncepción se usó de manera inadecuada o no se usó ninguna anticoncepción para la prevención del embarazo. El uso de anticonceptivos de emergencia según sea necesario es seguro y eficaz para prevenir el embarazo si se toma dentro de 3 a 5 días, aunque se debe tomar lo antes posible (9).

Efectos secundarios físicos de anticonceptivos

Los usuarios de anticonceptivos hormonales reportan efectos secundarios tanto positivos como negativos.

El sangrado menstrual es diferente cuando se usa la mayoría de los anticonceptivos hormonales. El período cambia desde la eliminación típica del revestimiento uterino hasta un sangrado similar a un período, llamado sangrado por extracción. El sangrado por abstinencia ocurre en la semana cuando las píldoras no contienen hormonas, o en el momento en que se extrae un parche o un anillo vaginal. Debido a que el sangrado por extracción tiende a ser más ligero que el sangrado menstrual normal, los anticonceptivos hormonales pueden reducir el flujo menstrual (10). Las personas que experimentan sangrado abundante, sangrado prolongado y anemia/deficiencia de hierro relacionada con la menstruación pueden beneficiarse de los anticonceptivos hormonales (10). Estos también pueden reducir la menstruación dolorosa, incluido el dolor causado por la endometriosis (10).

Las personas también pueden optar por usar anticonceptivos hormonales para cambiar la regularidad de tu período. La regulación menstrual es una de las razones principales por las que a las personas se les recetan anticonceptivos hormonales por razones distintas a la anticoncepción (11). Las personas pueden usarlos para hacer que los períodos sean más regulares, inducir períodos o inducir la amenorrea intencional (es decir, sin periodos) (11). Esto puede ser particularmente útil para personas con problemas reproductivos crónicos, como el [síndrome de ovario poliquístico (SOP) (12).

La anticoncepción hormonal puede afectar tu piel. Las pastillas se recomiendan para el tratamiento del acné (10,13), principalmente debido a los efectos reductores del acné del estrógeno. Por el contrario, el desarrollo de acné, melasma o cambios negativos en la apariencia de la piel también son efectos secundarios comunes de la anticoncepción hormonal (14,15). Estos efectos negativos parecen estar más relacionados con las pastillas anticonceptivas , por lo que cambiar a otras formas de anticonceptivos hormonales combinados puede ayudar a solucionar estos problemas.

Las náuseas, los dolores de cabeza y la sensibilidad en los senos también son efectos secundarios comunes (14,16), aunque existen pruebas que sugieren que estos efectos secundarios son más fuertes en los nuevos usuarios y disminuyen con el tiempo (14,17). Los anticonceptivos hormonales también pueden reducir la sensibilidad de los senos con el uso a largo plazo (14).

El aumento de peso y los cambios en la libido (deseo sexual) son preocupaciones para muchas personas que toman anticonceptivos hormonales (14,16). Sin embargo, aparte de la inyección anticonceptiva, que se ha encontrado que aumenta el peso en los usuarios (14), la mayoría de las investigaciones sugieren que el usuario promedio de anticonceptivos hormonales experimenta poco o ningún cambio (14). Algunas personas pueden notar que su libido es mayor o menor en general, aunque muchas personas no reportan cambios (18). Las fluctuaciones hormonales en un ciclo "normal" también tienden a crear tiempos de libido más altos y más bajos (un impulso sexual más alto es común en el momento de la ovulación y alrededor de este): la supresión hormonal que ocurre con la mayoría de los anticonceptivos hormonales significa estos picos y valles. Se irá, o cambiará (19).

Si experimentas efectos secundarios incómodos con tu anticonceptivo hormonal, hables con tu proveedor de atención médica. Ellos pueden recomendar cambiar a un anticonceptivo con un químico diferente.

Efectos secundarios emocionales de los anticonceptivos

El ciclo menstrual normal afecta al cerebro. Las proteínas especiales en las células responden a sustancias químicas específicas para la progesterona y el estrógeno, también conocidas como receptores y se encuentran en muchas regiones del cerebro. Estos incluyen la amígdala, que regula la agresión y el miedo, y el hipocampo, que tiene funciones importantes para el procesamiento y almacenamiento de la memoria (20).

La progesterona y la progestina reducen indirectamente la cantidad de serotonina, un importante neurotransmisor que regula el estado de ánimo, en el cerebro (21). Se cree que la progestina a partir de la anticoncepción hormonal puede causar cambios en el estado de ánimo de los usuarios (21). Sin embargo, a pesar de la posibilidad teórica, no es fácil probar si los anticonceptivos hormonales causan cambios en el estado de ánimo.

La relación entre los anticonceptivos hormonales y la depresión (21,22) ha sido un área importante de investigación. En un estudio reciente de más de un millón de mujeres danesas de 15 a 34 años, los investigadores encontraron que las mujeres que usan anticonceptivos hormonales tenían más probabilidades de que se les recetara un antidepresivo o de que se las diagnosticaran con depresión que las mujeres que no usan anticoncepción hormonal (21). Por ejemplo, las mujeres que usaban el parche anticonceptivo tenían el doble de probabilidades de que se les recetara un antidepresivo en comparación con las mujeres que no usaban anticonceptivos hormonales, mientras que las mujeres que tomaban pastillas anticonceptivas combinadas eran 1.34 veces más propensas (21). El riesgo para las mujeres que tomaban anticonceptivos hormonales era menor que el de los anticonceptivos combinados, pero aún era significativamente más alto que el de las no usuarias de anticoncepción hormonal (21).

A pesar de esta fuerte evidencia, la relación entre la depresión y la anticoncepción hormonal no es clara, y es probable que sea diferente para diferentes personas. E incluso en el caso de un aumento del riesgo, el riesgo general puede ser muy pequeño.

Para las personas con síndrome premenstrual (PMS), trastorno disfórico premenstrual (TDP) o trastorno depresivo mayor (TDM), la anticoncepción hormonal, particularmente los anticonceptivos orales, puede causar cambios positivos en tu estado de ánimo (10,22).

Anticonceptivos y el cáncer

Las personas que usan anticonceptivos orales no tienen cambios en el riesgo (y pueden tener un riesgo menor) de fibromas, cáncer colorrectal, cáncer de ovario y cáncer de endometrio (10). En contraste, el uso de AO se ha relacionado con el desarrollo de cáncer de mama (10,23). Las personas que han usado anticonceptivos orales durante muchos años pueden tener un mayor riesgo de cáncer de mama, mientras que el uso a corto plazo no parece tener ningún efecto sobre el riesgo de cáncer de mama (10,23). La investigación sobre este tema es mixta. Las diferentes formulaciones de anticonceptivos orales pueden tener diferentes efectos sobre el riesgo de cáncer de mama y ciertos grupos de personas, como las que tienen antecedentes familiares de cáncer de mama, pueden tener un mayor riesgo en comparación con las personas que no lo tienen (10,23,24).

Efectos secundarios cardiovasculares de los anticonceptivos

El uso de anticonceptivos hormonales conlleva la posibilidad de efectos secundarios cardiovasculares graves (3,14,25–30), aunque estas complicaciones son poco frecuentes.

El uso de anticonceptivos hormonales también se asocia con cambios en la función metabólica normal. El uso de pastillas anticonceptivas está relacionado con cambios en los niveles normales de aminoácidos, ácidos grasos (lípidos), vitamina D, marcadores de inflamación e insulina en el cuerpo (3), además de cambiar los niveles normales de estrógeno y progesterona en tu cuerpo. Algunos de estos cambios, como los marcadores de inflamación, están relacionados con el desarrollo de enfermedades cardiovasculares (ECV) o accidentes cerebrovasculares (3). Estos cambios parecen desaparecer después de cesar el uso de anticonceptivos hormonales (3).

A la inversa, los POC no parecen tener una relación con los procesos metabólicos (3), lo que sugiere que estos cambios están asociados con el estrógeno o que la progestina necesita estrógeno para crear cambios en el cuerpo.

Las personas que toman anticonceptivos hormonales tienen un mayor riesgo de coágulos sanguíneos, lo que se conoce como trombosis, especialmente en sus venas (25–28). Este riesgo puede ser modificado por el tipo de estrógeno y la cantidad de progestina (25). Los accidentes cerebrovasculares y los ataques cardíacos están relacionados con el aumento del riesgo de coágulos sanguíneos, ya que es más probable que ocurran accidentes cerebrovasculares isquémicos y trombóticos en los usuarios de anticonceptivos hormonales que en los no usuarios (29,30).

A pesar del aumento de los riesgos, la probabilidad de desarrollar un problema médico grave por el uso normal de anticonceptivos hormonales es baja. Puede correr un riesgo mayor, pero aún así tiene un riesgo bajo.

Por ejemplo, el riesgo máximo de coágulos de sangre en los usuarios de CO se estima en alrededor de 9 a 11 coágulos en 10,000 años, dependiendo de la composición química del OC (27). Si bien este riesgo es de 2 a 10 veces más alto que el de las personas que no son usuarios de anticonceptivos orales, el riesgo de desarrollar coágulos sanguíneos en las mujeres después del parto en los tres meses posteriores al parto es cuatro veces mayor que el riesgo en las mujeres que toman anticonceptivos orales (27).

Hay factores de riesgo que pueden aumentar la probabilidad de desarrollar un efecto secundario grave de la anticoncepción hormonal. Las personas que son obesas, fuman, tienen más de 35 años o tienen deficiencias de vitaminas tienen un riesgo mayor (26,27). Además, algunas personas que tienen ciertas enfermedades junto con otros factores de riesgo metabólico también pueden tener un riesgo mayor (12,31). Si no está seguro de si está en mayor riesgo de desarrollar enfermedades cardiovasculares o coágulos de sangre mientras usa anticoncepción hormonal, hable con tu proveedor de atención médica.

Conclusión

Para muchas personas, la anticoncepción hormonal es segura y muy efectiva para prevenir el embarazo con efectos secundarios mínimos o nulos. Muchas personas también pueden experimentar efectos secundarios positivos de los anticonceptivos hormonales, y algunas veces estos efectos secundarios positivos son la razón principal por la que toman anticonceptivos.

Otras personas pueden encontrar que la anticoncepción hormonal no es una buena opción. Si crees que tu anticoncepción hormonal puede representar un riesgo para tu salud o está causando efectos secundarios negativos o depresión, hables con profesionales de la salud. Debido a que no todos los anticonceptivos hormonales tienen la misma cantidad de estrógeno o progestágeno, es posible que seas más feliz usando un tipo o marca más que otro.

De manera similar, aunque se cree que no hay diferencia entre los ingredientes activos en los anticonceptivos hormonales genéricos y de marca, es posible que respondas de manera diferente a un nombre genérico o de marca debido a los ingredientes inactivos, por lo que los proveedores de atención médica aún recomiendan la prescripción basada en preferencia del usuario (32).

Tu eres la mejor defensora de tu salud, por lo que es importante ser honesta y clara con tus necesidades, ya sea la prevención del embarazo o el manejo de otros problemas. Tus necesidades pueden satisfacerse mejor mediante el uso de anticonceptivos hormonales, pero también puede darse el caso de que los riesgos no superen los beneficios.

Usar Clue puede ayudarte a rastrear los síntomas que los anticonceptivos hormonales podrían tratar o causar. La mejor manera de ser tu propio defensor es conocer tu cuerpo.

Clue también puede ayudarte a usar tu anticoncepción hormonal. Puede usar Clue para recordarle que debe tomar tu píldora, revisar el hilo de tu DIU, reemplazar tu parche o recibir tu inyección hormonal para estar mejor protegida contra el embarazo no deseado.

Publicado originalmente el 6 de enero de 2017.

Let's support one another.

and champion menstrual health together. Make an impact today in one click.

An illustration of a hand pressing a button

También te podría gustar leer:

Artículos populares