Foto de un huevo de galina

Foto: Clár McWeeney

Anticonceptivos no hormonales

Anticoncepción natural y Métodos de Observación de la Fertilidad

¿Qué tan efectivos son?

*Traducción: Carolina Tafur

Los Métodos de Observación de la Fertilidad (FAMs) son herramientas que la gente usa para prevenir o quedar en embarazo (1–4). Hay algunos métodos diferentes, pero el objetivo de los FAMs es predecir la ovulación de una persona (1–4).

Estos métodos se basan en dos hechos: 1) una persona solo puede quedar en embarazo si tiene relaciones sexuales hetero, sin protección, durante los seis días previos a la ovulación e incluso durante esta (es decir, la ventana de fertilidad); y 2) las personas ovulan una vez en cada ciclo (5). La duración de la ventana de fertilidad es una combinación entre el tiempo que un espermatozoide puede vivir en el útero (alrededor de 5 días) y el tiempo de vida de un óvulo (12–24 horas).

En Clue tienes la opción de habilitar la visualización de tus días posibles de ovulación. Esto es solo una estimación y puede que nunca sea tu día exacto de ovulación. Eso sirve a quienes buscan embarazarse y tiene fines educativo—no se recomenda el uso para prevenir el embarazo. No es cierto que solo puedas embarazarse en el día de la ovulación, por lo que siempre debes usar algún tipo de anticonceptivo si no quieres estar en embarazo.

an image of 3 mobile screens of the Clue app

Descarga Clue para hacer seguimiento a tus días fértiles.

  • Descargar la aplicación de Clue en la App Store
  • Descargar la aplicación de Clue en la Play Store

4.8

Ilustración de una calificación de cinco estrellas

más de 2M+ calificaciones

Hay algunos indicadores que se pueden monitorizar usando los FAMs. Estos incluyen:

  • Llevar un registro de la temperatura corporal basal (TCB)— la temperatura del cuerpo de una persona se eleva alrededor de 0.5–1 grados Fahrenheit / 0.3–0.6 grados Celsius al inicio de la fase lútea (es decir, la segunda parte del ciclo, después de la ovulación). Mantener un registro de la TCB por sí solo no es un FAM confiable, debido a que un incremento en la TCB solo le indica a la persona que ya ha ovulado, no cuándo va a ovular. Sin embargo, monitorizar mes a mes el día en que la TCB se eleva, puede ayudar a una persona a estimar cuándo podría ovular en el ciclo siguiente.

  • Monitorizar el moco cervical—este cambia a lo largo del ciclo menstrual, en respuesta al estrógeno y la progesterona y, usualmente, aumenta en cantidad cuando la persona está cerca a la ovulación o está ovulando. Un moco cervical con una consistencia parecida a la de la clara de un huevo, normalmente, indica que la ovulación ocurrirá pronto o que ocurrió en las últimas horas, mientras que el moco cervical más espeso y grumoso, usualmente, indica que la persona ya ha ovulado.

  • Hacerle seguimiento a los ciclos usando un calendario o una aplicación como Clue

  • Usar exámenes de orina de la hormona luteinizante (LH)—la LH alcanza su punto máximo en las 24 horas previas a la ovulación. Esta hormona se puede detectar por medio de pruebas de orina caseras (1–4).

Algunos MOFs conocidos incluyen:

  • El método del ritmo—este es el MOF más antiguo y se basa en un calendario. Una persona debería hacerle seguimiento a su ciclo menstrual durante, por lo menos, seis meses antes de usar este método. Después de monitorizar múltiples ciclos, el ciclo más largo y el más corto se usan para determinar el momento en que hay mayor probabilidad de fertilidad y la persona debería abstenerse de tener relaciones sexuales o usar un segundo método anticonceptivo. Si tus ciclos no son regulares y no duran entre 26 y 32 días, este probablemente no sea un buen método para ti. Actualmente no hay estimaciones sobre qué tan bien funciona el método del ritmo.

  • El método de los días fijos (Standard Days Method)—este método se parece al método del ritmo. En resumen, la persona debe evitar tener relaciones sexuales o usar un segundo método anticonceptivo entre los días 8 y 19 del ciclo (tomando el primer día del periodo como día 1). Si tus ciclos no son regulares y no duran entre 26 y 32 días, no se recomienda este método. Cinco de cada 100 personas pueden quedar en embarazo anualmente si usan este método a la perfección. La Organización Mundial de la Salud considera este método como un método anticonceptivo moderno.

  • El método de dos días—la persona que usa este método debe estar atenta a ciertos tipos de moco cervical todos los días del ciclo. Si ayer y/u hoy el moco cervical es resbaladizo o presenta la consistencia de una clara de huevo, la persona probablemente está en su ventana fértil y debería evitar tener relaciones sexuales. Cuatro de cada 100 personas pueden quedar en embarazo anualmente si usan este método a la perfección.

  • El método de ovulación Billings (MOB)—Similar al método de los dos días, el MOB se basa en el moco cervical para dar una aproximación del periodo fértil. La persona debe tener un registro de las descripciones de su moco cervical en una tabla y seguir una serie de reglas que determinan los días en que puede tener relaciones sexuales. Tres de cada 100 personas pueden quedar en embarazo anualmente si usan este método a la perfección.

  • Sensiplan (a veces llamado método sintotérmico)—este método usa el moco cervical y las lecturas de la TCB para determinar la ventana fértil en cada ciclo. Menos de una en cada 100 personas pueden quedar en embarazo anualmente si usan este método a la perfección.

  • Seguimiento de la fertilidad por medio de una aplicación móvil—estas son herramientas relativamente nuevas que no son métodos por sí mismas, pero normalmente usan aproximaciones de calendario y la TCB, así como el registro de otros síntomas, resultados de exámenes de la hormona luteinizante, etc. Las estimaciones de cuántas personas quedan embarazadas cada año varían según cada aplicación y cuán rigurosas se estudian y prueban cada una. (6–10)

Aunque la tasa de eficacia, es decir, el uso “a la perfección”, de estos métodos es alta, estas herramientas pueden ser difíciles de usar de manera adecuada y consistente, por lo que la tasa de efectividad, o el “uso típico”, es probablemente mucho más baja.

¿Qué tan efectivos son los FAMs como métodos anticonceptivos?

La mayoría de las personas no usan los FAMs (o la mayoría de otros métodos anticonceptivos) a la perfección, por lo que se calcula que la tasa de efectividad de los FAMs (esto es, lo que se ve en la práctica) es baja. Sin embargo, qué tan baja, es objeto de discusión. Los diferentes tipos de FAMs probablemente tengan tasas de efectividad distintas, pero hay algunos estudios que se enfocan en un tipo de FAM en particular (p. ej. el método de los días fijos o el método de dos días) para saber qué tan generalizables son los resultados.

Adicionalmente, muchos factores pueden afectar las tasas de efectividad y también hay una variabilidad entre las aproximaciones de efectividad entre los diferentes FAMs. Estos incluyen: factores de la investigación, el ciclo menstrual de las persona y la precisión de la toma de datos hecha por quien usa el FAM.

Factores de la investigación

El diseño del estudio puede tener un impacto fuerte en los resultados. En la investigación sobre anticonceptivos, es normal agrupar todos los tipos de FAMs juntos, ya que muy pocas personas usan FAMs en comparación con otros métodos anticonceptivos. Es por esto que, al agrupar en una sola categoría a todas las personas que reportan estar usando un FAM, se estima que 1 de cada 4 personas que usan alguno de estos como método anticonceptivo pueden quedar en embarazo en un año (6).

Esto quiere decir que alguien que no registra sus ciclos muy bien y solo ocasionalmente se abstiene de tener relaciones sexuales, está en el mismo grupo que una persona que evita tener relaciones sexuales durante toda la duración de su ventana fértil y hace seguimiento regularmente a su TCB y/o fluido cervical con un programa bien definido (como el método de los días fijos o el Sensiplan). Es poco probable que la efectividad de los respectivos FAMs sea la misma para estas dos personas.

La duración y el número de personas que se mantienen en un estudio también inciden en las tasas de eficacia y efectividad (6). La mitad o más de la mitad de los participantes en los estudios sobre los FAMs se retiran (es decir, los participantes abandonan el estudio) o “desaparecen” del seguimiento subsiguiente (es decir, los investigadores no saben qué pasa con los participantes) (6–10).

Si bien los participantes de un estudio pueden tener buenas razones para querer abandonarlo (no les gusta el método, quieren quedar en embarazo, etc.), esto puede complicar la labor de los investigadores para predecir con precisión si el método es efectivo para todo el mundo o si lo es solo para las personas que permanecen en el estudio. Las personas que permanecen en un estudio pueden ser diferentes de muchas maneras a las que abandonan. Por ejemplo, las personas que permanecen en un estudio pueden ser mejores para usar el método anticonceptivo que las que abandonan el estudio. Asimismo, pueden tener relaciones sexuales con menos frecuencia (reduciendo el riesgo de un embarazo), o pueden ser más viejas o menos fértiles que las personas que se retiran del estudio (6).

Por ejemplo, en un estudio que buscaba calcular la tasa de eficacia de una aplicación móvil enfocada en la fertilidad, cerca de 5 personas de cada 10 dejaron el estudio antes de un año, y alrededor de 400 personas desaparecieron del seguimiento posterior (10). Debido a la forma en que se condujo el estudio, los investigadores no saben si las personas que permanecieron en el estudio tenían un riesgo menor (debido a una frecuencia más baja de relaciones sexuales u otro factor) que las personas que se retiraron. El cálculo de las tasas de embarazo de este estudio se debe expresar en un rango, en vez de un número absoluto, dado que los investigadores no saben qué pasó con muchos de los participantes. Desafortunadamente, este es un problema común en la investigación sobre FAMs que puede conducir a una percepción poco precisa de qué tan efectivos son.

Los ciclos menstruales de las personas

Algunos FAMs, como el método de los días fijos, están influenciados, en gran medida, por la regularidad del ciclo menstrual de la persona. Desafortunadamente, estos métodos no siempre pueden predecir de manera precisa la ovulación antes de que la persona comience su ventana fértil. Estas formas de FAMs hacen una estimación de la fecha en que una persona tendrá sus dias fértilesl con base en ciclos pasados, o le dicen a la persona si ya ha tenido su ventana fértil.

Las personas con ciclos muy regulares usan FAMs basados en el calendario, tales como el método de los días fijos. Estos métodos usan la suposición de que cada ciclo es similar al ciclo anterior. Esto puede ser cierto para el promedio, pero la mayoría de las personas presentan una variabilidad en la duración de sus ciclos y, en ocasiones, tienen ciclos inusuales. El estrés, el jet lag y trabajar en turnos nocturnos puede, eventualmente, provocar un ciclo irregular (11–13). De manera similar, las personas que se están acercando a la menopausia o las que están en la adolescencia tienen una mayor propensión a tener ciclos irregulares, y no siempre es obvio cuándo las personas entran o dejan estas etapas en la vida. A veces, los ciclos irregulares simplemente suceden sin razón aparente.

Precisión en la toma de datos

Los métodos sintotérmicos combinados tienen las tasas de eficacia más alta de los FAMs anticonceptivos (6, 7). El monitoreo de la TCB y el moco cervical son FAMs dispendiosos pues requieren mediciones diarias, usualmente una o dos veces al día, y lecturas de alta precisión. Por ejemplo, hacerle seguimiento a la TCB requiere que la persona se tome la temperatura al despertar (o después de otro periodo de reposo prolongado) y el uso del método de dos días requiere el monitoreo del moco cervical, al menos, dos veces al día (2). Si la persona no hace esto de manera sistemática, sus registros y aproximaciones no serán confiables.

Incluso si la persona revisa constantemente sus signos de fertilidad, las lecturas pueden no ser muy precisas. La TCB, en particular, se ve afectada por el sueño y las enfermedades (1, 2), por lo que los registros que se toman cuando la persona no ha dormido bien o padece de alguna enfermedad no se pueden tomar como lecturas precisas.

Los FAMs se vuelven más confiables cuando se extiende el periodo de abstinencia pasada la ventana fértil, tal como lo sugieren las guías de los FAMs combinados (por ejemplo, el método de los días fijos). Aunque la ventana de fertilidad biológica dura alrededor de 6 días, una persona que usa un FAM puede añadir días a su ventana fértil potencial para compensar por la variabilidad. Sin embargo, esto tiene un costo: entre más sean los días que se añadan a la ventana fértil, menos son los días en que la persona puede tener relaciones sexuales sin usar otro tipo de anticonceptivo.

De nuevo, extender la ventana fértil de este modo solo funciona para las personas que tienen una variabilidad baja. Para la persona de cada 5 que presenta una variabilidad del ciclo de 14 días o más, o para las personas en la perimenopausia o adolescencia, ampliar la ventana fértil potencial puede no ofrecer protección suficiente contra un embarazo no deseado (14).

¿A quién le pueden servir los FAMs?

Usar un FAMs en particular puede implicar mucho trabajo, pero algunas personas pueden considerar que vale la pena. Los FAMs no tienen efectos secundarios, son gratuitos o poco costosos, y se pueden comenzar o dejar de usarse sin la ayuda de un profesional de la salud. Los FAMs son una alternativa efectiva para las personas que no pueden pagar, no tienen acceso, se oponen por motivos religiosos, o simplemente no desean usar otros métodos anticonceptivos (1–3).

Sin embargo, cabe resaltar que, normalmente, no se incluye en las investigaciones a las personas con ciclos menstruales irregulares y/o que son menores de 18 años o mayores de 40 (6–10). Por lo cual, es difícil concluir qué tan efectivos son los FAMs para estos grupos demográficos.

Igualmente, debido a que los FAMs no ofrecen protección contra las infecciones de transmisión sexual (ITSs), probablemente no sean ideales para las personas que tienen relaciones sexuales con parejas múltiples y/o que no se han hecho los exámenes correspondientes.

Los FAMs y un segundo método

Los FAMs usados en conjunción con otros métodos anticonceptivos, tales como condones o espermicidas, pueden reducir el riesgo de un embarazo, especialmente si la persona evita completamente tener relaciones sexuales durante la ventana fértil probable y usa otro método anticonceptivo en cualquier otro momento (1–3). Usar condones al mismo tiempo que los MOFs también reduce el riesgo de trasmisión de ITSs.

¿Por qué registrar la temperatura corporal basal (TCB) en Clue?

No se recomienda el uso de Clue por sí solo como método anticonceptivo. La TCB y las pruebas de ovulación se pueden registrar para mejorar las aproximaciones de la duración del ciclo, la duración de la fase lútea, los dias fértiles posibles y la ovulación en Clue, pero esto solo tiene un propósito informativo y para ayudarte a entender tu ciclo, tu cuerpo y tu salud.

Artículo publicado originalmente el 14 de diciembre de 2017.

Let's support one another.

and champion menstrual health together. Make an impact today in one click.

An illustration of a hand pressing a button

Artículos populares