Ilustración: Marta Pucci

Sangrado

Miomas uterinos: razón común para el sangrado irregular y el dolor

  • Comparte este artículo en Twitter
  • Comparte este artículo en Facebook
  • Comparte este artículo por WhatsApp

*Traducción: Kenny Rafael Delgado Arismendi

Cosas importantes a saber:

  • Los miomas uterinos (también llamados fibromas) son crecimientos anormales de tejido muscular que se forman en o sobre las paredes del útero

  • Los síntomas incluyen sangrado irregular entre períodos y dolor pélvico

  • El estrógeno y la progesterona juegan un papel importante en el crecimiento de los fibromas

  • Puede que no los notes, pero si se vuelven problemáticos, son tratables.

Al igual que los pólipos uterinos, los miomas uterinos son una causa común de cambios en el sangrado y el patrón de la menstruación.

Aunque es más probable que los pólipos se desarrollen alrededor del momento de la menopausia, los miomas se desarrollan con mayor frecuencia durante los años reproductivos. Aquí está cómo saber si tienes miomas.

Lo que son los miomas

Los miomas uterinos son crecimientos anormales de tejido muscular que se forman en (o sobre) las paredes del útero. Los miomas son benignos (no son perjudiciales ni amenazan la vida), pero pueden causar síntomas como sangrado vaginal irregular y dolor pélvico (1,2). Los miomas uterinos a veces se llaman fibromas o leiomiomas en la literatura médica.

Los miomas uterinos son muy comunes. Alrededor de 3 de cada 4 mujeres pueden tenerlas en algún momento de sus vidas (3). Son más comunes durante los años reproductivos (2,3), y es más probable que se den en personas de ascendencia africana (4). Los miomas uterinos a menudo no causan ningún síntoma (5) y a menudo se encogen después de la menopausia (6,7). En otros casos, los miomas no tratados pueden provocar problemas como sangrado intenso, anemia, dolor o presión pélvica, cambios en la fertilidad y complicaciones durante el embarazo (1,2,8). Los síntomas dependen del tamaño, la ubicación y el número de miomas.

Si cree que puede tener miomas uterinos, el seguimiento de tus sangrados, dolores y cualquier otro síntoma en tu Clue app puede proporcionarle a tu proveedor de atención médica información que puede ayudar en el diagnóstico y en la formación para un plan de tratamiento. El tratamiento temprano puede reducir el riesgo de complicaciones.

Una mano sujetando un teléfono con la aplicación de Clue abierta

"Dolor" es una de las categorias para hacerle seguimento a su salud y periodo en Clue

Ilustración de una calificación de cinco estrellas

4.8

más de 2M+ calificaciones

Ilustración de una calificación de cinco estrellas

4.8

más de 2M+ calificaciones

Los síntomas más comunes de los miomas uterinos son:

  • Períodos que son pesados, largos y/o dolorosos (1,9)

  • Sangrado irregular (9)

  • Presión o dolor pélvico (2,10)

  • Micción frecuente y dificultad para vaciar la vejiga (1)

  • Estreñimiento (10)

  • Dificultad para embarazarse o para mantener el embarazo (2)

En casos raros, los miomas uterinos pueden llegar a ser muy grandes, retorcidos o infectados. Estas situaciones pueden crear síntomas intensos y pueden requerir tratamiento médico inmediato (11,12).

Algunos estudios muestran que el embarazo puede hacer que los miomas crezcan ligeramente en hasta 1 de cada 3 personas (2,13). Esto puede hacer que algunos síntomas sean más notorios. La complicación más común de los miomas uterinos en el embarazo es el dolor, que generalmente se siente en el segundo y tercer trimestre (14,15).

Por qué ocurren los miomas

Los miomas uterinos se producen cuando las células musculares del útero se multiplican demasiadas veces. A medida que las células se multiplican, se forman bultos de varias formas y tamaños. Pueden ser numerosas o pocas, algunas personas pueden tener sólo una. Estos bultos pueden crecer en las superficies internas y externas del útero, así como dentro de la pared uterina.

Las investigaciones muestran que las hormonas estrógeno y progesterona juegan un papel en el crecimiento de los miomas uterinos. Probablemente por eso los miomas tienden a encogerse después de la menopausia, cuando la producción de estas hormonas disminuye (6,7).

Algunas personas son más propensas que otras a desarrollar miomas uterinos, y de hecho ellos pueden ser heredados genéticamente (16). Esto significa que es más probable que alguien desarrolle miomas si un miembro de la familia los ha tenido. Las personas de ascendencia africana tienen muchas más probabilidades de desarrollarlas (4). También es más probable que alguien tenga miomas uterinos si tiene hipertensión (17,18), o síndrome de ovario poliquístico (SOP) (19).

Son más comunes en las personas que tienen una edad más temprana en la primera menstruación (menarquia) (4), y en las personas que no han dado a luz, aunque esto puede deberse a que las mujeres con fibromas pueden tener dificultades para concebir (2).

Los diferentes tipos de miomas crean diferentes síntomas. Los miomas incrustados en la pared uterina (fibromas intrauterinos) pueden cambiar la forma del útero, lo que puede causar cambios en la fertilidad (22). Los miomas que se proyectan en el interior del útero (fibromas submucosos) también pueden causar dificultades para quedar o permanecer embarazadas (23).

¿Por qué el diagnóstico de los miomas es necesario?

Los miomas uterinos son generalmente inofensivos y a menudo desaparecen por sí solos. Sin embargo, cuando se presentan los síntomas, miomas no tratados pueden interferir con la calidad de vida de una persona y pueden provocar complicaciones como la anemia. La anemia es una condición cuando el cuerpo no tiene suficientes glóbulos rojos saludables para funcionar correctamente. Esto puede suceder cuando los miomas uterinos causan un fuerte sangrado (7).

Algunos miomas uterinos también pueden interferir con la probabilidad de embarazarse, y pueden aumentar las posibilidades de aborto, pero se necesita más investigación al respecto (22,23). En estos casos, el tratamiento puede ayudar a las personas a quedarse embarazadas.

En casos raros, los miomas uterinos pueden llegar a ser muy grandes, retorcidos o infectados. Estas situaciones pueden crear síntomas intensos y pueden requerir tratamiento médico inmediato (11,12).

Cómo son diagnosticados los miomas

Es probable que un proveedor de atención médica haga preguntas sobre los síntomas y los antecedentes médicos y menstruales. Algunos miomas uterinos se diagnostican con un examen físico. Otros métodos de diagnóstico pueden incluir:

  • Una ecografía pélvica

  • Una resonancia magnética

  • Un sonohisterograma (un ultrasonido realizado después de que el útero se llene de líquido) (24)

Lo que puedes hacer al respecto de los miomas

Tu y tu proveedor de atención médica pueden optar por no tratar los miomas con síntomas leves. El seguimiento de los síntomas puede ayudarla a saber si los miomas están cambiando y en qué momento un plan de tratamiento puede ser útil. Cuando los miomas se vuelven problemáticos, hay muchas opciones diferentes para manejarlos y tratarlos, y para prevenir su futura formación:

  • Medicamentos: En algunos casos, se recetan medicamentos hormonales para tratar los miomas uterinos. Estos incluyen los Receptores Moduladores Selectivos de Progesterona (SMRP) que cambian el efecto de la progesterona en el cuerpo, y los Antagonistas de la Hormona Liberadora de Gonadotropina (GnRH) que bloquean la producción del cuerpo tanto de progesterona como de estrógeno. Se ha demostrado que estos medicamentos disminuyen el tamaño y el número de fibromas uterinos con el tiempo en personas en edad reproductiva (25,26).

  • Cambios en el estilo de vida: Mantener un peso saludable puede ayudar a disminuir la aparición de miomas uterinos (16,27). Hacer suficiente ejercicio y comer una dieta equilibrada también puede ayudar con esto. Concretamente, una dieta baja en carnes rojas y alta en verduras verdes puede ayudar a disminuir la prevalencia y la gravedad de los miomas en algunas personas (20).

  • Procedimientos no quirúrgicos: Algunos mioms uterinos sintomáticos pueden ser destruidos mediante procedimientos no invasivos como la embolización de la arteria uterina y la miolisis por radiofrecuencia. Estos procedimientos cortan el suministro de sangre a los fibromas. La cirugía de ultrasonido focalizada guiada por resonancia magnética es un ejemplo de una técnica más reciente que utiliza ondas sonoras para destruir los miomas (25).

  • Cirugía: Los miomas uterinos a veces se tratan con procedimientos quirúrgicos mínimamente invasivos, a través del abdomen o la pelvis. Algunos casos de fibromas pueden tratarse con un procedimiento llamado miomectomía abdominal, en el que los miomas problemáticos se extirpan quirúrgicamente (25). En casos graves, se puede realizar una histerectomía o una extirpación del útero (25).

¿Qué se debe monitorear en Clue app?

Seguimiento obligatorio:

  • Patrones de sangrado

  • Dolor

También puede ser útil registrar:

  • Flujo de sangrado

  • Baño

  • Sexo (si se intentando concebir)

An illustration of a heart

¿Te gusta lo que lees? Ayúdanos a hacer más cosas geniales apoyando nuestros esfuerzos de investigación científica. Donate now

También te podría gustar leer:

Artículos populares