Un vaso volcado y un chorrito de agua junto a él sobre una superficie verde.

Foto: Clár McWeeney

La vagina

Sequedad vaginal: por qué ocurre y qué se puede hacer al respecto

*Traducción: Lorena Juan

Cosas importantes sobre la sequedad vaginal:

  • La sequedad vaginal puede tener causas físicas o psicológicas

  • La lubricación vaginal a menudo está estrechamente ligada a los niveles de la hormona estrógeno, que cambia en varias etapas de la vida

  • Los medicamentos (incluyendo los anticonceptivos hormonales) pueden causar resequedad vaginal

  • Puedes tener una vida sexual feliz y saludable aunque no produzcas mucha lubricación vaginal natural

La resequedad vaginal es común pero tratable, y puede ocurrir a cualquier edad. Los síntomas pueden incluir una sensación de ardor, molestia o picazón vaginal, flujo vaginal anormal o dolor durante las relaciones sexuales o la masturbación.

Puede haber varias razones para la sequedad vaginal, tanto psicológicas como fisiológicas. Ya sea que esté más seca de lo que te gustaría durante la actividad sexual o que esté experimentando un malestar más general debido a la sequedad vaginal, a continuación se presentan algunas de las posibles causas y soluciones:

an image of 3 mobile screens of the Clue app

Haz seguimiento en Clue también de su apetito sexual

  • Descargar la aplicación de Clue en la App Store
  • Descargar la aplicación de Clue en la Play Store

4.8

Ilustración de una calificación de cinco estrellas

2M+ calificaciones

¿Por qué tengo sequedad en la vagina? Causas comunes de sequedad vaginal

Sequedad vaginal y niveles de estrógeno

La hormona estrógeno ayuda a mantener la humedad de la vagina y a mantener el grosor del revestimiento vaginal. La vaginitis atrófica (atrofia vulvovaginal) es una afección común que puede ocurrir cuando los ovarios producen una disminución en la cantidad de estrógeno, lo cual incluye el síntoma prominente de sequedad vaginal (1).

El cuerpo produce menos estrógeno:

  • En el momento de la menopausia. En este momento se clasifica como síndrome genitourinario de la menopausia

  • Después de tener un bebé, particularmente si está amamantando

  • Medicamentos que interfieren con la regulación de las hormonas reproductivas, como los que tratan el cáncer de mama o ciertos agonistas de la hormona liberadora de gonadotrofina.

  • Extirpación de los ovarios, quimioterapia o radioterapia de la pelvis (1-5)

Lubricación vaginal y sexo

Si notas sequedad durante el sexo vaginal, puede deberse a varias razones. Tal vez lo que tu pareja está haciendo no te excita. Si te sientes excitada pero aún estás seca, tu cuerpo podría simplemente necesitar tiempo para ponerse al día con el cerebro. Si estás notando sequedad vaginal junto con una falta de deseo sexual es posible que estés experimentando una libido baja, que puede ser causada por una serie de factores, entre los que se incluyen los medicamentos y las afecciones de salud. O puede que no te guste tanto tu pareja o lo que hacéis juntos.

Tu deseo sexual está influenciado por algunas de las hormonas que fluctúan con tu ciclo, como el estrógeno y la progesterona.

Puede que notes que tu deseo tiende a aumentar en los días previos a la ovulación y a disminuir un poco después de que la ovulación haya terminado (6,7). El deseo sexual puede ser menor cuando se produce más progesterona durante la fase lútea (los días que preceden a la ovulación y que conducen a la menstruación) (7). La forma exacta en que las hormonas reproductivas influyen en el deseo y la preferencia no es la misma para todas las personas; algunas personas reportan un mayor deseo sexual como parte de su experiencia premenstrual, mientras que otras presentan una disminución de la libido (8). El seguimiento del deseo a lo largo de su ciclo puede ayudarle a descubrir lo que se aplica en tu caso.

Tratamientos para la sequedad vaginal

  • Si estás experimentando sequedad desde que estás tomando medicamentos o un método anticonceptivo hormonal: habla con tu proveedor de atención médica sobre la posibilidad de probar otro que se adapte mejor a tu cuerpo.

  • Si sospechas que tu sequedad puede ser causada por bajos niveles de estrógeno, existen varias opciones de tratamiento: humectantes o lubricantes vaginales, crema o tabletas de estrógeno vaginal local, terapia de estrógeno sistémico (y progesterona) o, a veces, moduladores selectivos de los receptores de estrógeno (SERM) (3). Habla con tu proveedor de servicios médicos para determinar cuál es el mejor método para ti.

  • Si lo que tu pareja sexual está haciendo no funciona en tu caso, puedes intentar hablar de que te gusta o no te gusta a nivel sexual; incluso podrás descubrir que solo hablar de ello aumentará tu excitación. Si te falta deseo por tu pareja, tendrás que decidir qué hacer, ya sea reevaluar tu relación o investigar cualquier problema de salud que pueda estar interfiriendo con tu libido.

  • Si te sientes excitada pero no estás mojada: pasar más tiempo en los juegos preliminares puede ser una forma de aumentar tu lubricación natural. Otra opción es utilizar lubricante durante la actividad sexual o la masturbación.

Usar un lubricante personal para "simplemente tener mejor sexo"

En un estudio realizado en 2013, el uso de lubricantes se asoció con mayores índices de placer y satisfacción sexual tanto en la masturbación en solitario como en las actividades sexuales en pareja. Más de 9 de cada 10 mujeres del estudio estuvieron de acuerdo o muy de acuerdo en que el lubricante hacía que el sexo se sintiera "más cómodo", "más placentero" y "simplemente "mejor" (9).

Los lubricantes hechos con agua o silicona pueden usarse con los preservativos de látex y los diafragmas. Los productos a base de aceite, como la vaselina, el aceite para bebés, el aceite mineral o los aceites vegetales no son saludables para su uso interno y es probable que dañen los condones de látex y/o los diafragmas y los hagan menos eficaces para prevenir el embarazo o las ITS.

Un estudio publicado en la revista Obstetrics and Gynecology encontró que las mujeres que habían usado vaselina como lubricante en el mes anterior tenían más del doble de probabilidades que las que no la usaban de tener vaginosis bacteriana (10). Tampoco se recomiendan las lociones para manos o cuerpo, ya que pueden ser irritantes para los tejidos vaginales.

Si prefieres usar algo natural, evita el uso de productos alimenticios como el aceite de oliva o el aceite de coco, ya que pueden provocar infecciones por levaduras o vaginosis bacteriana. En su lugar, pruebe un lubricante orgánico o un lubricante a base de agua sin aditivos.

Otras posibles causas de la sequedad vaginal

Además de la excitación sexual y los niveles de estrógeno, hay factores adicionales que pueden afectar la lubricación vaginal:

  • La sequedad vaginal puede ser un efecto secundario de algunos medicamentos y anticonceptivos. Habla con tu proveedor de atención médica para averiguar si la fuente de tu sequedad vaginal podría ser en realidad tu medicación o anticonceptivo (11).

  • Se ha demostrado que las fumadoras de cigarrillos tienen un mayor riesgo de una transición temprana a la menopausia en comparación con las no fumadoras. Esto significa que los síntomas de la vaginitis atrófica pueden aparecer a una edad más temprana en esta población (2).

  • El síndrome de Sjögren podría ser otra causa de una posible vaginitis (y otros síntomas de sequedad). Se trata de una enfermedad autoinmune en la que las glándulas del cuerpo no son capaces de producir suficiente humedad (12).

Si has revisado todo lo demás y aún no has encontrado al culpable, es posible que tengas una alergia a las sustancias químicas del jabón, el detergente, el lubricante o los productos de higiene, que también pueden causar sequedad o irritación vaginal. Intenta cambiar a productos naturales y lávate con jabón sin perfumar o solo con agua para ver si tus síntomas mejoran.

Tu vagina se limpia sola, así que no hay necesidad de usar lavados internos (duchas) o desodorantes vaginales; de hecho, pueden ser dañinos. Las investigaciones han vinculado la práctica de las duchas vaginales con un mayor riesgo de infecciones bacterianas y por levaduras, enfermedad inflamatoria pélvica, cáncer cervical, aumento de la transmisión de ITS, infecciones del tracto genital superior, endometritis (inflamación del revestimiento del útero) y otros resultados de salud adversos (13,14).

Este artículo fue publicado originalmente el 13 de octubre de 2017.

An illustration of a hand pressing a button

Let's support one another.

and champion menstrual health together. Make an impact today in one click.

An illustration of a hand pressing a button

También te podría gustar leer:

Artículos populares