Ilustración: Katrin Friedmann

Your Vagina

Secreción vaginal: ¿qué es lo normal?

Causas, tipos, diagnóstico y tratamiento

por Anna Druet, Former Science and Education Manager Revisado por Laurie Ray, DNP, Science Writer at Clue
  • Comparte este artículo en Twitter
  • Comparte este artículo en Facebook
  • Comparte este artículo por WhatsApp
An image for a banner Ad for the Let's Get Checked product

*Traducción: Carolina Tafur

Cosas importantes a saber:

  • La secreción vaginal es normal y varía a lo largo del ciclo menstrual

  • La secreción vaginal es una manera de determinar la fase del ciclo menstrual en la que te encuentras

  • La secreción vaginal anormal varía en color, consistencia, olor o cantidad, en comparación con la secreción habitual

  • La secreción vaginal anormal puede ser síntoma de un desequilibrio bacteriano, una infección, una ITS o, en raras ocasiones, cáncer de cuello uterino

  • Para mantener tu vagina saludable, evita las duchas y usa protección durante la actividad sexual

Tu vagina tiene un ecosistema dinámico y delicado. Consiste en un equilibrio específico de bacterias, pH y humedad. Este equilibrio es susceptible a los cambios, internos o externos a tu cuerpo, y se altera con facilidad.

Es normal notar diferentes tipos de flujo vaginal a lo largo de tu ciclo menstrual, ya que este cambia de manera cíclica en apariencia, consistencia y volumen, junto con tus hormonas.

El flujo vaginal también cambia cuando te excitas sexualmente, y durante y después del embarazo. No obstante, los cambios repentinos en el olor, color o consistencia de tu flujo, pueden indicar que algo más está sucediendo, como una infección que requiere tratamiento.

Hacer seguimiento al flujo vaginal "atípico" o "anormal" en Clue, te proporciona un registro de síntomas para mostrarle a tu proveedor de servicios de salud, incluyendo la fecha de inicio y otros factores que pueden estar relacionados con su aparición (como relaciones sexuales sin protección o el inicio de un nuevo método anticonceptivo).

Es importante que te familiarices con el olor, color y los cambios cíclicos de tu propio flujo vaginal "normal".

Una mano sujetando un teléfono con la aplicación de Clue abierta

Haz seguimiento en Clue de todo sobre tu vagina: sangrados, sexo, anticoncepción y secreciones.

Ilustración de una calificación de cinco estrellas

4.8

más de 2M+ calificaciones

Ilustración de una calificación de cinco estrellas

4.8

más de 2M+ calificaciones

¿Qué se considera una secreción vaginal "normal"?

Color y consistencia de la secreción vaginal

La secreción cambia junto con la producción de flujo cervical en tu cuerpo. Al inicio del ciclo, esta tiende a ser más seca/pegajosa, o puede que no notes ninguna secreción. En la segunda mitad de la fase folicular (la primera fase de tu ciclo), se vuelve cremosa y blanquecina. Justo antes y alrededor de la ovulación, se parecerá a una clara de huevo, elástica, húmeda y transparente. Poco después de la ovulación, la secreción vuelve a ser seca/pegajosa. Cuando se seca en tu ropa interior, el flujo puede verse blanco o ligeramente amarillento y pastoso.

Volumen de la secreción vaginal

La mayoría de las personas notan que la secreción aumenta a lo largo de la primera fase del ciclo, particularmente en los días previos y durante la ovulación. Uno o dos días después de la ovulación, el volumen del flujo disminuye y así se mantiene hasta el final del ciclo. Es posible que también notes que tu vagina produce más flujo cuando te excitas sexualmente.

Olor de la secreción vaginal

La secreción normal puede ser inodora o también puede tener un olor suave y no desagradable. Puede venir mezclada con orina o sangre alrededor del tiempo de tu menstruación, lo cual puede afectar como huele en tu ropa interior. Aprender a conocer tu olor normal es muy importante para identificar cambios.

Si usas un método anticonceptivo hormonal, estos patrones típicos de la secreción vaginal no ocurren, debido a que el ciclo hormonal se detiene.

Signos de una secreción vagina "anormal" o "atípica"

Presta atención a los cambios en:

  • Consistencia: el flujo se vuelve mucho más aguado o espeso y más texturado

  • Color: secreción gris, verde, amarilla o marrón

  • Volumen: aumento significativo e inesperado

  • Olor: metálico, a pescado o solo diferente

¿Qué causa la secreción vaginal anormal?

Una secreción anormal puede ocurrir cuando la comunidad microbiana vaginal pierde equilibrio. Esto quiere decir que hay una disminución en la cantidad de microbios "buenos" y un aumento de microbios "malos" (o un sobrecrecimiento de algo que normalmente esta presente en pequeña cantidad). Tales desequilibrios pueden generar problemas como la vaginosis bacteriana (VB, la causa más común de la secreción anormal) (1) y la infección vaginal por hongos levaduriformes (candidiasis vulvovaginal) (2).

Factores que pueden alterar el ecosistema vaginal:

  • Duchas y prácticas de limpieza

  • Actividad sexual o tener una pareja sexual nueva

  • Anticonceptivos hormonales o DIU

  • Sangrado o manchado irregular o prolongado

  • Uso de antibióticos o esteroides

  • Menarquia, menopausia o embarazo

  • Cambios hormonales durante el ciclo menstrual

  • Diabetes sin tratamiento

  • En general, tener menos lactobacilos en la vagina

  • Posiblemente fumar y la dieta (pero aún se necesita más investigación al respecto) (2-8)

Las infecciones de transmisión sexual (ITS) también pueden provocar secreción vaginal anormal. La ITS curable más común es la tricomoniasis urogenital, causada por el parásito Trichomonas vaginalis. Otras ITS comunes incluyen la clamidia y la gonorrea. No olvides que, a menudo, estas ITS son asintomáticas (no tienen síntomas evidentes), por lo cual las pruebas regulares de ITS son tan importantes.

Pocas veces la secreción vaginal anormal es un indicador de algo más grave, como el cáncer de cuello uterino. Asegúrate de hacerte la citología regularmente. Los CDC recomiendan a las personas entre 21 y 65 años, hacerse esta prueba cada 3 años, si los resultados son normales, o hasta cada 5 años si se hace la prueba de VPH (virus del papiloma humano) junto con la citología.

¿Qué debo hacer si tengo una secreción vaginal anormal?

Si tienes una secreción espesa y blanquecina, con ardor o comezón, y sospechas que puedes tener una infección vaginal por hongos levaduriformes:

Puedes probar con un tratamiento de venta libre primero. Estos vienen, normalmente, en forma de píldora/supositorio o crema vaginal. Si los síntomas no desaparecen después de una semana o presentas infecciones a repetición, consulta con un profesional de la salud. Las infecciones por hongos levaduriformes, por lo general, no son perjudiciales, pero debes asegurarte de que tus síntomas no se deben a algo más. La aplicación de una compresa fría puede ayudar a aliviar la comezón. Ten presente que los tratamientos contra las infecciones vaginales por hongos levaduriformes pueden comprometer la integridad de los condones y los diafragmas de látex (9).

Si presentas otros síntomas:

Visita a tu proveedor de servicios de salud para pedirle que te haga una prueba. En esta, examinarán tu vulva y tu vagina, y tomarán una muestra (con un hisopo) para ver por un microscopio o la enviarán a un laboratorio. Es posible que también midan el pH de tu vagina con una banda medidora de pH.

La vaginosis bacteriana (VB) se irá por sí sola, pero es probable que se repita, por lo cual es una buena idea consultar con un proveedor de servicios médicos para discutir un tratamiento. La VB puede provocar síntomas incómodos y aumentar el riesgo de contraer una ITS, pero normalmente no lleva a complicaciones de salud. No obstante, en algunos casos, si la VB no recibe tratamiento, puede llevar a infecciones después de una cirugía ginecológica, o a complicaciones en el embarazo, tales como abortos espontáneos o partos prematuros (8-11). La VB puede contribuir al desarrollo de la enfermedad inflamatoria pélvica (EIP), pero aún se necesita más investigación en este campo (12).

Tratamiento

El tratamiento de la VB o una ITS como la tricomoniasis, la clamidia o la gonorrea es, por lo general, muy simple. Puede consistir en aplicar un antibiótico en gel o crema en tu vagina por varios días o recibir una dosis única de un antibiótico, de manera oral o inyectado (dependiendo del tipo de infección) (9).

Una infección que no ha recibido tratamiento y presenta complicaciones, puede necesitar una intervención mayor. Ten en cuenta que muchas ITS no tienen síntomas o pueden ser asintomáticas por mucho tiempo. Esto no significa que no necesiten tratamiento lo más pronto posible. Si tienes una vida sexual activa, las pruebas de ITS son sumamente importantes.

¿Las infecciones vaginales se pueden curar con yogur, ajo o aceite de árbol de té?

La evidencia sobre uso de ciertos alimentos y suplementos para recuperar y/o mantener el equilibrio saludable de las bacterias vaginales no es concluyente. No hay suficiente evidencia para justificar la inclusión de yogur o probióticos de Lactobacillus en las recomendaciones formales de tratamiento (9), aunque puede que ciertas personas sientan algún beneficio y es poco probable que sean perjudiciales para la salud (13-14).

Tanto el ajo como el aceite de árbol de té tienen propiedades antihongos y antibacterianas, y se ofrecen como curas vaginales naturales. Sin embargo, no hay suficientes investigaciones que permitan concluir qué tan efectivos son estos métodos para tratar infecciones vaginales, y algunas personas pueden presentar irritaciones al usarlos (15). Se necesita más investigación al respecto.

Es posible que si presentas síntomas como comezón y/o mal olor, quieras usar una ducha para aliviarlos. ¡Aguántate las ganas! Las duchas y los productos de limpieza no ayudan y, de hecho, pueden empeorar las cosas (16,17).

Aprende sobre tu cuerpo y sobre salud menstrual

Steph de Clue te da la bienvenida al newsletter
¡Hola, soy Steph! Te enviaré historias educativas y entretenidas sobre salud menstrual y compartiré consejos y trucos para sacar el máximo provecho a tu aplicación Clue.

Formas de mantener tu vagina saludable

Prevención:

  • No uses duchas

  • Mantén el jabón espumoso y perfumado lejos de tu vulva (o evita por completo usar jabones en tu vulva y vagina)

  • Usa siempre protección con parejas nuevas o que no se hayan hecho pruebas de laboratorio

  • Usa una barrera nueva (como un condón) cuando cambies de sexo anal a sexo vaginal durante la relación sexual

  • Un ecosistema vaginal sano reduce la probabilidad de contraer una ITS, y ayuda a evitar síntomas incómodos y posibles problemas de salud.

¿Sabías que...?

Tienes una mayor probabilidad de contraer una ITS durante la fase lútea (la segunda parte de tu ciclo, después de la ovulación), cuando tu sistema inmune no es tan fuerte (18). Esto sucede debido a que tu cuerpo está preparando las condiciones para hacer posible un embarazo, en las cuales un óvulo puede ser fertilizado y se puede implantar en el útero, sin que el sistema inmune interfiera.

Este artículo fue publicado originalmente el 7 de agosto de 2017.

An image for a banner Ad for the Let's Get Checked product

También te podría gustar leer:

Artículos populares