Fotos: Clár McWeeney

Piel y pelo

La piel y el ciclo: cómo las hormonas afectan tu piel

por Nicole Telfer, Science Content Producer
  • Comparte este artículo en Twitter
  • Comparte este artículo en Facebook
  • Comparte este artículo por WhatsApp

*Traducción: Kenny Rafael Delgado Arismendi

Cosas importantes a saber:

  • Tu piel cambia en respuesta a las hormonas, como el estrógeno y la testosterona.

  • Si tienes la piel grasa, puedes notar un aumento en el aceite facial antes y durante tu período.

  • Los brotes de acné durante el período premenstrual y menstrual son comunes.

Tu piel es el órgano más grande y de más rápido crecimiento en tu cuerpo. Forma una barrera física protectora, regula tu temperatura y proporciona una ruta para la eliminación de fluidos como el sudor y los aceites (1).

No existe un estado "normal normal" para tu piel, ya que cambiará a medida que envejezca y pase por diferentes fases. Tu piel también puede cambiar con el clima exterior, o con enfermedades o dolencias (12).

Es posible que hayas notado cambios en tu piel, particularmente en la piel de la cara, comenzando alrededor de la pubertad. La piel responde a muchas señales, incluidas sus hormonas, a través de muchos receptores (3-6).

Cómo las hormonas pueden causar piel grasa

Muchos de los cambios en la piel que puede experimentar alrededor de la pubertad y más adelante en la vida se deben a pequeñas glándulas llamadas glándulas sebáceas. Estas glándulas sebáceas producen y secretan una sustancia aceitosa llamada sebo. Comenzando alrededor de la pubertad, las glándulas sebáceas aumentan de tamaño y comienzan a secretar sebo, con la mayor cantidad de sebo secretado entre los 15 y los 35 años de edad (7). El término médico para la condición de tener piel grasa se llama seborrea y tiene diferentes causas.

Las glándulas sebáceas, como muchas otras partes de la piel, tienen receptores influenciados por las hormonas sexuales. Estas glándulas se ven afectadas de manera más dramática por los andrógenos, que son hormonas sexuales masculinas como la testosterona, pero están presentes en ambos sexos (4,8,9). Estos andrógenos aumentan la producción de sebo durante la pubertad en ambos sexos (8,9). Cuando hay más andrógenos que se unen a los receptores en las glándulas sebáceas, se produce más sebo. Esto puede conducir a una piel notablemente más grasa y puede progresar al acné.

La producción de sebo puede cambiar a lo largo del ciclo menstrual. El impacto que el estrógeno tiene en la producción de sebo aún no está claro. Se ha demostrado que el estrógeno suprime los niveles de producción de sebo y activación de las glándulas, particularmente a dosis altas (4,9-12). Pero es más difícil de entender cómo las fluctuaciones naturales del estrógeno a lo largo del ciclo menstrual afectan la piel. En un estudio de mujeres con piel grasa, los aumentos en la producción de sebo ocurrieron durante la semana anterior a la menstruación y también durante la semana de la menstruación (13). La semana con la menor cantidad de producción de sebo ocurrió durante la segunda semana del ciclo menstrual (13). En mujeres sin piel grasa, no se midieron cambios significativos en la producción de sebo (13). Dado que los niveles hormonales no se midieron en este estudio, los investigadores no pudieron decir si los cambios en la grasa de la piel se debieron de manera concluyente a los cambios en los niveles hormonales (13).

Muchos otros factores juegan un papel en los niveles de sebo: la genética, los cambios estacionales, la exposición excesiva al sol y el uso excesivo o incorrecto de los productos para el cuidado de la piel pueden afectar la grasa de su piel (2,4).

Profundizando en el estrógeno: cómo afecta la salud de la piel

Aunque todavía no está claro como ni cuanto afecta el estrógeno a las glándulas sebáceas, el estrógeno juega un papel destacado en la salud general de la piel. El estrógeno se asocia con una mayor producción de colágeno, grosor de la piel, hidratación de la piel, cicatrización de heridas y una mejor función de barrera (5,6). Un estudio encontró que 2 de cada 5 mujeres informan sobre la piel más sensible en el momento de la menstruación, lo que los investigadores sospechan que podría deberse a los bajos niveles de estrógeno durante esta fase (14).

Muchas de las formas en que los investigadores estudian el impacto del estrógeno en la piel es comparando a las mujeres premenopáusicas (que tienen niveles más altos de estrógenos) con las mujeres posmenopáusicas (que tienen niveles más bajos de estrógenos). En el estudio mencionado anteriormente, un tercio de las mujeres posmenopáusicas y perimenopáusicas también notaron que aumentó la sensibilidad de la piel después de la menopausia, el momento en que los niveles de estrógeno disminuyen (14).

El acné y el ciclo menstrual

Cuando los altos niveles de andrógenos promueven el exceso de producción de sebo, el sebo puede combinarse con las células muertas de la piel del poro, causando un bloqueo (8,9). Este bloqueo del poro puede atrapar todo el exceso de sebo que se produce y manifestarse como acné (15,9,10). Estos poros llenos de sebo son el lugar ideal para que vivan las bacterias, particularmente P. acnes, que adora colonizar estos poros, empeora aún más y provoca acné inflamatorio (15,16).

El acné (acne vulgaris) es una de las dolencias de la piel más frecuentes relacionadas con tu ciclo (4,8). Los brotes hormonales relacionados con el período son muy comunes en la fase perimenstrual (los 10 días anteriores a su período, más los días de sangrado) (4,8).

Las razones del acné hormonal aún no están claras, pero hay algunas teorías. Algunos investigadores piensan que antes de que comience el período, no hay suficiente estrógeno para promover sus efectos "anti-sebo" (4,9-12). Sin un alto estrógeno, los andrógenos aumentan la producción de sebo, lo que conduce a una mayor obstrucción de poros y un ambiente habitable para P. acnes. Otras teorías sugieren que el acné hormonal podría ser causado por una deficiencia o un desequilibrio de las proporciones de progesterona a estrógeno (4). Sin embargo, aún se necesita más investigación en este campo.

Las mujeres y las personas con ciclos que tienen niveles más altos de andrógenos, como las personas con síndrome de ovario poliquístico (PCOS), tienen más probabilidades de tener acné, así como un crecimiento excesivo de cabello y pérdida de cabello de patrón femenino (9). Los hombres trans también pueden notar un aumento en las lesiones de acné durante el primer año de tomar testosterona, pero esto debería disminuir después del uso prolongado de testosterona (17).

Algunas personas ven una reducción en los brotes de acné en los anticonceptivos hormonales, por lo que a veces se usan anticonceptivos orales para tratar el acné. Dentro de la píldora anticonceptiva combinada, el estrógeno sintético está presente en dosis que suprimen la ovulación. Cuando no se produce la ovulación, no se producen andrógenos ováricos (9).

No todo el acné está relacionado con el ciclo menstrual u hormonal. El acné afecta a personas de todos los sexos y todas las edades (18). La genética, la dieta y los episodios de estrés también pueden influir en el acné, pero se necesita más investigación aquí (9,19).

El tratamiento del acné puede ayudar a mejorar la autoestima y la calidad de vida (20). Los brotes de acné pueden no ser una cuestión de higiene, sino de cuán cuidadosamente trata su piel durante los días de mayor sensibilidad de la piel.

Una mano sujetando un teléfono con la aplicación de Clue abierta

Descarga Clue para seguir los cambios en tu piel a lo largo de tu ciclo

Ilustración de una calificación de cinco estrellas

4.8

más de 2M+ calificaciones

Ilustración de una calificación de cinco estrellas

4.8

más de 2M+ calificaciones

Fases del sudor y del ciclo menstrual

La capacidad de su cuerpo para sudar también cambia a lo largo de su ciclo. Su temperatura corporal basal aumenta en la fase lútea (segunda mitad de su ciclo). Los investigadores han notado que las mujeres en su fase lútea muestran un aumento en el sudor producido cuando se exponen a temperaturas más cálidas, en comparación con cuando estaban en su fase folicular (la primera mitad de su ciclo menstrual) (21). Este aumento en la sudoración se notó no solo en la cara, sino en todo el cuerpo (21). Si notas cambios en la sudoración a lo largo de tu ciclo menstrual, realiza un seguimiento con etiquetas personalizadas en Clue.

Piel seca y el ciclo menstrual

Tener una piel más seca de lo que te gustaría es muy común, especialmente durante las estaciones frías o los climas secos. La piel seca también está influenciada por la genética y puede volverse más frecuente con la edad (22). La dermatitis, la psoriasis y otras afecciones o enfermedades de la piel pueden empeorar durante la fase premenstrual (45,23-25).

Usa Clue para seguir los cambios en tu piel a lo largo de tu ciclo. Tu piel cambia como respuesta a las variaciones hormonales que se producen a lo largo de tu ciclo. Puedes notar diferencias en brotes de acné, hidratación, elasticidad y capacidad de cicatrización de la piel en distintos momentos de tu ciclo.

El seguimiento de los cambios en tu piel te permitirán darte cuenta de cualquier patrón que pueda producirse en el ciclo u otros factores de la vida (como sueño y estres). El seguimiento también puede ayudarte a elegir estrategias efectivas para gestionar los problemas de piel como el acné.

Aprende sobre tu cuerpo y sobre salud menstrual

Steph de Clue te da la bienvenida al newsletter
¡Hola, soy Steph! Te enviaré historias educativas y entretenidas sobre salud menstrual y compartiré consejos y trucos para sacar el máximo provecho a tu aplicación Clue.

An illustration of a heart

¿Te gusta lo que lees? Ayúdanos a hacer más cosas geniales apoyando nuestros esfuerzos de investigación científica. Donate now

También te podría gustar leer:

Artículos populares