Ilustración por Marta Pucci

Anticonceptivos

Los métodos anticonceptivos y el aumento de peso

por Laurie Ray, DNP, Science Writer at Clue
  • Comparte este artículo en Twitter
  • Comparte este artículo en Facebook
  • Comparte este artículo por WhatsApp

*Traducción: Carolina Tafur

Cosas importantes a saber:

  • La preocupación por el aumento de peso con el uso de métodos anticonceptivos es común y puede disuadir a algunas personas de usarlos
  • El uso de anticonceptivos hormonales probablemente causa el aumento de peso para una pequeña parte de la población
  • La píldora combinada, el parche y el anillo, no parecen ser causantes de un aumento de peso para la mayoría de las personas, así como el DIU hormonal, que probablemente tampoco lo causa
  • El implante y la inyección pueden contribuir a un aumento de peso en algunas personas

Los métodos anticonceptivos y el peso

Una creencia popular acerca de los métodos anticonceptivos es que causan un aumento de peso (1-3). Puede que algunas personas suban de peso mientras usan métodos anticonceptivos hormonales, mientras otras pueden experimentar hinchazón o cambios en la cantidad y distribución de la grasa corporal, lo cual puede hacerles sentir que han ganado peso. Preocupaciones sobre los efectos colaterales como el aumento de peso disuaden a algunas personas de usar métodos anticonceptivos hormonales (4). Es más probable que las personas que reportan haber ganado peso durante el uso de anticonceptivos hormonales (como la píldora o la inyección), dejen de usarlos (5-7).

Es importante tener en cuenta que los ideales de peso y tipos de cuerpo están influenciados por creencias sociales y culturales que cambian constantemente.

Desafortunadamente, algunas culturas ejercen una presión dañina para cumplir con estándares que pueden no ser realistas. Incluso los estándares de medición científica tales como el índice de masa corporal (IMC) no pueden clasificar quién es saludable o no. En lo que respecta a los métodos anticonceptivos, algunas personas pueden temerle a un aumento de peso, mientras que otras pueden desearlo, y otras pueden no considerarlo importante.

Los cambios en los niveles hormonales durante la pubertad y la menopausia pueden afectar la composición corporal. A partir de la pubertad, el estrógeno hace que la grasa corporal se deposite en el pecho, muslos, caderas y glúteos (8). Los cambios hormonales que ocurren durante y después de la menopausia causan un incremento de la grasa del cuerpo, particularmente en el área abdominal (8,9). Algunas personas suben de peso alrededor de la menopausia, pero se cree que esto se debe al proceso de envejecimiento, más que a los cambios hormonales (8,9). Las hormonas probablemente también afectan el consumo de alimentos durante el ciclo menstrual. El consumo de comida disminuye durante la fase folicular (la primera mitad del ciclo, cuando el estrógeno es la hormona dominante), hasta la ovulación (la liberación del óvulo del ovario), y después aumenta durante la fase lútea (la segunda mitad del ciclo, cuando la progesterona es la hormona dominante) (8).

Lo que puede que diga tu profesional de la salud

Los métodos anticonceptivos hormonales combinados contienen dos hormonas (estrógeno y progestina) e incluyen la mayoría de píldoras, el parche, el anillo y algunas inyecciones. Los métodos anticonceptivos de solo progestina, contienen solo una forma de esta hormona, e incluyen el implante, la mayoría de dispositivos intrauterinos (DIUs), una inyección y ciertas píldoras.

No hay suficiente evidencia que demuestre que los métodos anticonceptivos hormonales combinados causan cambios en el peso, pero si lo hacen, la variación es probablemente pequeña (10). La mayoría de estudios no muestran un aumento de peso o grasa corporal en las personas que usan métodos anticonceptivos con solo progestina, pero algunos sí muestran un aumento pequeño (11). Algunas personas suben de peso cuando usan métodos anticonceptivos. Algunas personas, en cambio, pueden tener una mayor tendencia a ganar peso que otras.

Los anticonceptivos hormonales tienen más usos que solo la protección contra embarazos no deseados. Se usan para tratar o reducir los síntomas del síndrome de ovario poliquístico (SOP), endometriosis, periodos fuertes, irregulares o dolorosos, y anemia. El miedo a subir de peso puede hacer que una persona se abstenga de comenzar a usar anticonceptivos, puede hacer que los use de manera incorrecta o inconsistente, o que los deje de usar del todo. Esto podría dejar a esa persona sin protección efectiva contra un embarazo no deseado o sin tratamiento para una condicion de salud. Hablar con un profesional de la salud puede ayudarte a considerar los posibles riesgos y beneficios de usar un método anticonceptivo hormonal.

Por qué es complicado

A pesar de que mucha gente cree que los anticonceptivos causan un aumento de peso, la investigación no muestra resultados tan claros al respecto. Las personas generalmente tienden a ganar peso con los años y el peso varía dependiendo de cuándo se mide. La mayoría de las personas ganan en promedio 0.52 kg (1.15 lbs) por año, desde la edad adulta temprana hasta la mediana edad (12). También hay patrones de peso diarios, semanales, mensuales y estacionales. Dos estudios pequeños muestran que las personas pesan menos en la mañana que en la noche (13,14). Otro estudio muestra que el peso tiene un patrón de incremento de viernes a lunes, y de disminución de lunes a viernes (15). Adicionalmente, los adultos en EE.UU. son propensos a ganar peso durante las festividades de otoño e invierno (16).

Un estudio realizado en personas que usaban píldoras anticonceptivas, a quienes pesaron todos los días por un periodo de cuatro meses, mostró que las personas que estaban tomando la píldora, subieron alrededor de 0.2 kg (0.44 lbs) durante las primeras tres semanas de un paquete de píldoras y después bajaron la misma cantidad durante la semana del placebo (sangrado por deprivación) (17). Su peso no se vio alterado desde el principio hasta el final del estudio de cuatro meses.

El DIU de cobre (p. ej. Paragard, Mona Lisa, T-safe) no contiene hormonas, por lo que no hay manera de que afecte directamente el peso. Sin embargo, estudios muestran que las personas que tienen un DIU de cobre también aumentan de peso a largo plazo, así como las personas que no usan métodos anticonceptivos ganan peso con los años. Un estudio reveló que las personas que usaron un DIU de cobre por un tiempo prolongado, ganaron en promedio 4.0 kg (8.8 lbs) en más de siete años (18). Con frecuencia se toma a las personas con DIUs de cobre como el grupo de comparación en estudios que investigan el aumento de peso en relación con varios métodos anticonceptivos hormonales. En estos estudios, un grupo de personas usa un método anticonceptivo hormonal, mientras otro usa un DIU de cobre, y normalmente los dos grupos ganan peso con el tiempo.

Así que, si bien puede parecer que alguien que usa un método anticonceptivo hormonal haya subido de peso al final de un estudio, este puede no ser diferente al aumento que hubiera tenido usando un método no hormonal (como un DIU de cobre) o ningún método.

La mayoría de los adultos sube de peso y tiene patrones normales de aumento y pérdida de peso. Sin embargo, la gente se abstiene de comenzar a usar un método anticonceptivo, o simplemente deja de usarlo, debido a preocupaciones sobre el aumento de peso. El problema del aumento de peso en relación con los anticonceptivos no está bien definido y, con frecuencia, los resultados de los estudios pueden ser poco claros o contradictorios. Es posible que sea necesario hacer estudios de mayor duración y con más participantes para entender bien el impacto que tienen los métodos anticonceptivos hormonales en el peso.

Esto dice la investigación sobre cada tipo de método anticonceptivo

Los anticonceptivos de solo progestina y el aumento de peso

El implante y la inyección pueden contribuir al aumento de peso en algunas personas, pero el DIU hormonal probablemente no lo causa.

Implante (p. ej. Nexplanon): No está claro si el implante contribuye al aumento de peso. Un estudio reveló que las personas que usaron el implante por un año, aumentaron 0.1 kg (0.22 lbs), en lo que fue un aumento similar al peso que subieron las personas que usaron el DIU de cobre (19). El mismo estudio mostró que, después de un año, no hubo diferencia en la cantidad de grasa corporal entre las personas que usaron el implante y las que usaron el DIU de cobre (19). Otro estudio reveló que las personas que usaron el implante por un año, subieron 2.1 kg (4.6 lbs), lo cual fue más que el peso que ganaron las personas que usaron el DIU de cobre. Sin embargo, solo se notó esta diferencia cuando se observaron los datos de todas las razas juntas (20). Cuando los investigadores separaron a los participantes en dos grupos, teniendo en cuenta su raza (personas de raza negra y personas de raza blanca u otras razas), no hubo diferencia en el aumento de peso entre las personas que usaron el implante y el DIU de cobre (20).

Se necesita más investigación para determinar si el aumento de peso está asociado al uso del implante.

DIU hormonal (p. ej. Mirena, Liletta): El DIU hormonal parece no causar un aumento de peso, pero su uso puede resultar en un incremento en la grasa corporal. Varios estudios muestran que las personas que usaron el DIU hormonal por un año, ganaron entre 0.5 kg (1.1 lbs) y 2.9 kg (6.4 lbs); lo mismo que las personas con un DIU de cobre (19-22).

Uno de estos estudios midió el cambio en el peso de las personas que usaron el DIU hormonal por diez años. Después de 10 años de uso continuo, las personas que usaron un DIU hormonal aumentaron en promedio 4.0 kg (8.8 lbs), lo cual no fue diferente a lo que subieron las personas que tuvieron un DIU de cobre por 10 años (21).

Estudiar los cambios en la composición del cuerpo con el DIU hormonal es complicado. Un estudio reveló que no hubo incremento en la cantidad de grasa corporal después de un año de uso del DIU hormonal (19), mientras que otro sí encontró un incremento en el porcentaje de grasa (22).

Hay otros DIUs hormonales (Kyleena, Jaydess o Skyla) que tienen una dosis menor de progestina que Mirena o Liletta, pero los cambios de peso con estos dispositivos no se han estudiado a fondo.

La inyección (p. ej. Depo-Provera): Algunos estudios han mostrado que las personas que usan la inyección han ganado peso, mientras que otras no presentan un cambio de peso asociado a la inyección. Después de usar la inyección por un año, las personas subieron entre 1.3 kg (2.9 lbs) y 2.2 kg (4.9 lbs); más que el peso que ganaron aquellas personas que usaron un DIU de cobre en algunos estudios (20,21), pero lo mismo que otras que también usaron DIUs de cobre en otros estudios (23,24).

Incluso los estudios que han medido los cambios de peso para las personas que han usado la inyección por periodos más largos, arrojan resultados contradictorios. En un estudio, las personas que usaron la inyección por un periodo de diez años, ganaron 6.5 kg (14.3 lbs); más que lo que ganaron las personas que usaron un DIU de cobre (21); pero en otro estudio, las personas que usaron la inyección por un periodo mayor a diez años subieron 9.5 kg (20.9 lbs); lo mismo que aumentaron las personas con DIU de cobre (25).

Después de doce meses de usar la inyección, un estudio mostró un incremento en la grasa corporal—particularmente alrededor del abdomen (23), pero otro estudio pequeño no evidenció ninguna diferencia con las personas que usaron un dispositivo de cobre (24).

No obstante, los promedios no cuentan toda la historia. En un estudio que mostró que las personas que usaron la inyección sí ganaron más peso en promedio en comparación con las que usaron un DIU de cobre, esta diferencia desapareció cuando los investigadores separaron a los participantes del estudio de acuerdo con su raza (personas de raza negra que usaron la inyección, y personas de raza blanca u otras razas) (20). En este estudio, los participantes de raza negra tenían una mayor tendencia a ganar peso, independientemente del método anticonceptivo usado (20). En otro estudio, a pesar de que el incremento promedio de peso no reveló mayores diferencias entre grupos, 4 de cada 10 personas que usaron la inyeccion, mostraron un aumento considerable de peso (4.6 kg o 10 lbs en promedio) y de grasa abdominal, que no tuvieron las personas con un DIU de cobre (24).

Anticonceptivos hormonales combinados

Las investigaciones muestran que la píldora combinada, el parche y el anillo no causan aumento de peso.

La píldora (varias marcas): Después de usar la píldora por seis meses, los participantes de dos estudios no ganaron más peso que las personas que no usaron ningún método anticonceptivo (26,27): 0.88 kg (1.94 lbs) en promedio (26). Asímismo, las personas que tomaron la píldora no tuvieron cambios en la grasa corporal después de seis meses (27) o un año (28). 10 de cada 100 personas que tomaron la píldora subieron más del 7% de su peso, después de un año de uso, y 5 de cada 100 bajaron más del 7% de su peso (29).

El parche (p. ej. Xulane): Después de un año de usar el parche, las personas ganaron 0.4 kg (0.88 lbs) en promedio (30,31); lo mismo que las personas que tomaron la píldora (31).

El anillo (p. ej. Nuvaring): Después de un año, las personas que usaron el anillo ganaron 0.4 kg (0.88 lbs); lo mismo que las personas que usaron la píldora (28). Tampoco hubo diferencia en la cantidad de grasa corporal entre las personas que usaron Nuvaring después de un año (28). Entre las personas que usaron el anillo, 8 de cada 100, ganaron más del 7% de su peso después de un año, y 7 de cada 100 perdieron más del 7% de su peso (29).

Es importante recordar que estos números son solo promedios. Algunas personas en estos estudios ganan peso y otras pierden peso, y la cantidad de peso ganado o perdido varía entre personas. Algunas personas pueden ser más propensas que otras a ganar peso si usan métodos anticonceptivos.

Se necesita más investigación para entender mejor cómo y por qué los diferentes métodos anticonceptivos contribuyen a un incremento de peso en algunas personas, pero en otras no.

Usar Clue para hacerle seguimiento a un nuevo método anticonceptivo, al mismo tiempo que registras tu peso y otros síntomas (por ejemplo, si sientes hinchazón), puede ayudarte a entender si están ocurriendo cambios relacionados con tu método anticonceptivo.

Descarga Clue ahora para hacerle seguimiento a tu método anticonceptivo y a tu peso.

An illustration of a heart

¿Te gusta lo que lees? Ayúdanos a hacer más cosas geniales apoyando nuestros esfuerzos de investigación científica. Donate now

También te podría gustar leer:

Artículos populares