Ilustración por Marta Pucci

ITS

Las bases del sexo más seguro

por Jen Bell, Ex-Escritora de Clue; y Nicole Telfer, Escritora Científica
  • Comparte este artículo en Twitter
  • Comparte este artículo en Facebook
  • Comparte este artículo por WhatsApp
An image for a banner advertisement for the Ruby cup product

*Traducción: Carolina Tafur

¿Qué es “sexo más seguro”? Al tener relaciones sexuales se corre el riesgo de contraer una infección de transmisión sexual (ITS), pero hay varias maneras de reducir este riesgo. Todo el mundo tiene derecho a decidir lo que quiere hacer con su cuerpo, incluyendo qué tipo de protección usar. Sigue leyendo para informarte y poder tomar las mejores decisiones para ti.

“Sexo más seguro” significa una reducción alta del riesgo de contraer una ITS, pero es imposible tener relaciones sexuales y tener una protección del 100%. Es por esto que lo que solía llamarse “sexo seguro” en los años 80, cambió a “sexo más seguro” en los años 90.

Cómo tener sexo más seguro

El sexo más seguro es una manera de reducir el riesgo de ITSs, sin dejar de tener relaciones sexuales.

Si quieres reducir el riesgo de contraer o pasar una ITS tanto como sea posible, debes tener en cuenta estos tres componentes del sexo más seguro:

  1. Uso correcto y constante (siempre, no solo en algunas ocasiones) de barreras (condones y otras barreras como campos de látex), en partes del cuerpo o juguetes, para cualquier tipo de sexo vaginal, anal u oral
  2. Exclusividad sexual mutua, es decir, ni tú y ni tu pareja tienen relaciones sexuales con otras personas
  3. Examen médico regular para todas las ITSs para ti y tu(s) pareja(s)

¿Qué significa esto para las diferentes prácticas sexuales?

Los diferentes tipos de actividades sexuales pueden ponerte en riesgo de contraer diferentes ITSs.

Las ITSs pueden transmitirse a través de varios medios, no solo el semen, sino también a través de los fluidos vaginales, el contacto directo con la membrana mucosa (piel), la sangre, la saliva e incluso la materia fecal (1). Es difícil establecer cuál práctica sexual es responsable por la transmisión de una enfermedad, debido a que con frecuencia las personas practican más de una actividad sexual (p. ej. sexo oral y sexo penetrante de pene en vagina en la misma sesión).

Pero como guía general, esta lista te puede ayudar a descubrir qué ITSs puedes estar en riesgo de contraer durante diferentes prácticas sexuales (2,3).

  • Besos: herpes oral (VHS-1)
  • Sexo oral: clamidia, gonorrea, VPH, herpes (VHS-1 y VHS-2), sífilis, VIH, tricomoniasis
  • Penetración digital y fisting (anal y vaginal): cualquier cosa que pueda causar cortadas o desgarros en la región anal o genital (como uñas, anillos o el desgarro de la membrana mucosa) puede incrementar el riesgo de transmisión de cualquier ITS transmitida por sangre (como el VIH o la hepatitis B o C). Si tus dedos entran en contacto con los órganos genitales de otra persona y después con los propios, las secreciones genitales pueden transmitir ITSs. Para mayor seguridad, lávate las manos después de tocar los genitales de otra persona o incluso usa guantes como precaución adicional.
  • Sexo penetrante (pene en vagina): VIH, gonorrea, clamidia, herpes, VPH, sífilis, chancroide, hepatitis B y C, tricomoniasis, verrugas genitales
  • Sexo anal: VIH, hepatitis B y C, VPH, sífilis, gonorrea, clamidia, herpes, verrugas genitales, enfermedades que se transmiten a través de los microorganismos de las heces (Giardia, Shigella, Salmonella, Campylobacter y E. coli) (4)
  • Juguetes sexuales: no hay mucha investigación dedicada a la transmisión de ITSs mediante el uso de juguetes sexuales. Es posible que la transmisión de ITSs pueda ocurrir debido a los fluidos genitales que entran en contacto con el juguete sexual. Para mayor seguridad al compartir juguetes sexuales, usa un condón o límpialos y esterilízalos. Usa otro condón o límpia el juguete de nuevo cada vez que este cambie de una persona a otra, o de uso anal a uso vaginal.
  • Sexo génito-genital de vulva a vulva (tribadismo): VPH, VHS-1, VHS-2, sífilis, chancroide, clamidia, gonorrea, verrugas genitales, VIH

Prevención: vacunas contra VPH y hepatitis B

El virus del papiloma humano (VPH) es la ITS más común en los Estados Unidos y puede tener serias consecuencias a largo plazo, tales como verrugas genitales y cáncer de cuello uterino, pene y garganta (5,6). Pero el VPH se puede prevenir con una vacuna, si esta se administra antes de entrar en contacto con el virus. Se ofrecen vacunas rutinarias a niñas y niños de 11 y 12 años de todos los géneros, y vacunas de refuerzo para adultos jóvenes y personas con alto riesgo de contraer VPH (7). Si ya has tenido relaciones sexuales, aún puedes vacunarte, lo cual te dará protección contra otros tipos de VPH cubiertos por la vacuna (7).

También hay vacuna contra la hepatitis B, la cual es una enfermedad de tipo viral que se contagia a través del contacto con la sangre, la membrana mucosa y los fluidos sexuales. En los Estados Unidos, esta vacuna se administra en la infancia y da protección contra la hepatitis B durante al menos 30 años (8). También hay vacunas de refuerzo para las personas que están en riesgo de contraer la enfermedad.

Prevención: métodos de barrera

¿Qué tan efectivos son los condones contra las ITSs?

Los métodos de barrera tales como los condones de uso externo e interno, guantes y campos de látex, son opciones excelentes para cualquier tipo de actividad sexual.

Estos métodos hacen lo que promocionan; es decir, crean una barrera entre tus genitales/boca/ano y los genitales/boca/ano de tu pareja. Estos tipos de barrera reducen el riesgo de transmisión de ITSs durante el sexo, pero no lo eliminan. La mejor manera de protegerse es usando un método de barrera de manera constante y correcta durante cada práctica sexual (2).

Los condones de uso externo (masculinos) son baratos, de fácil acceso (en muchos países) y fáciles de usar como método de barrera si tienes relaciones sexuales con una persona que tenga pene. Si estás usando juguetes (como vibradores, dildos o juguetes de inserción anal) con tu pareja, deberías usar un condón externo sobre el juguete para prevenir la transmisión de ITSs entre parejas (2).

Se recomienda el uso de condones de látex para prevenir ITSs debido a su amplia disponibilidad en el mercado y la cantidad de investigación que se ha hecho sobre su uso. Si tú o tu pareja tienen alergia al látex, prueba usar condones de poliuretano, aunque estos tienden a romperse y salirse más fácilmente (9,10). Hay poca investigación sobre la efectividad del uso de condones de poliuretano y otros materiales sintéticos, en comparación con el látex, para la prevención de ITSs. El consenso general es que sí dan protección contra las ITSs. Sin embargo, aún se necesita más investigación en este campo. Los condones de membrana natural (de piel de cordero) no proporcionan protección contra las ITSs y no deberían usarse con una pareja cuyo estado de ITSs sea desconocido (11).

Sin embargo los condones no ofrecen una protección del 100% contra todas las ITSs, ya que algunas de estas se transmiten por medio del contacto con la piel (como el VPH o el herpes), y la piel infectada puede no estar cubierta por el condón.

Es difícil establecer qué tan efectivos son los condones, ya que sería poco ético hacer un estudio controlado proporcionándole condones a la mitad de los participantes del estudio, y poniendo en alto riesgo a la otra mitad de participantes. Por esta razón los investigadores analizan estudios basados en poblaciones reales, donde se pueden reportar respuestas sobre prácticas de salud sexual, así como monitorear las tasas de desarrollo de ITSs y enfermedades.

El VIH es la ITS más investigada en relación con la eficacia del uso del condón, el cual se dice que previene la transmisión de VIH por sexo penetrante (pene en vagina), entre un 80 y un 95%, aproximadamente (12-14). Aunque menos estudiado, el uso correcto y constante del condón también ha probado ser efectivo al reducir la transmisión de otras ITSs que se propagan a través de las secreciones genitales, tales como la clamidia, la gonorrea y la tricomoniasis (2). Sin embargo, los condones no ofrecen mucha protección contra las ITSs que se transmiten a través del contacto directo con la piel, tales como el herpes o las enfermedades ulcerosas genitales, pues si la piel infectada queda expuesta, el condon solo puede ofrecer una protección limitada (2).

¿Y los campos de látex y los guantes?

Infecciones tales como VIH, sífilis, herpes, gonorrea, VPH, tricomoniasis y clamidia, pueden ser transmitidas de la boca a los órganos genitales y viceversa, durante el sexo oral practicado sobre la vulva (cunnilingus) o el ano (anilingus) (15). Para protegerte, usa un campo de látex o un condón cortado a lo largo para cubrir la vulva y/o el ano.

Si tú y tu pareja se están tocando recíprocamente los genitales, hay un riesgo de transmisión de ITSs (tales como VPH, verrugas genitales, clamidia, el virus del herpes simple (VHS) 1 y/o 2, sífilis). El riesgo de infección aumenta cuando se introducen más dedos o la mano entera dentro de la vagina o el ano (fisting), ya que esta práctica puede causar desgarros menores o trauma, lo cual puede incrementar la transmisión de ITSs (16). Se pueden usar guantes de látex o nitrilo para prevenir la transmisión de ITSs.

¿Podemos mi pareja y yo dejar de usar condones después de un tiempo?

Si quiereres dejar de usar condones, debes usar otras barreras y tomar precauciones adicionales. Prueba usar barreras y mantener una relación exclusiva por un periodo prolongado de tiempo, antes de hacerte un examen de sangre para ITSs. Si los resultados son negativos, y tú y tu pareja aceptan seguir en una relación exclusiva, puedes considerar dejar de usar condones (y otros métodos de barrera).

Esperar un periodo prolongado en el que las dos personas tienen una relación exclusiva y usan métodos de barrera, da tiempo para que cualquier ITS adquirida con anterioridad se muestre en un examen médico. Además, da tiempo para que se establezca la confianza, y tú y tu pareja decidan si quieren continuar teniendo una relación exclusiva. No obstante, un problema es que no todo el mundo es honesto con su pareja sobre el sexo por fuera de la relación.

¿Y si no tenemos una relación exclusiva?

Si alguno de los componentes del sexo más seguro no se ajusta a tu relación, puedes cambiar la situación o ajustar lo que haces para que funcione mejor para ti. Por ejemplo, si sabes que tú y una de tus parejas no son exclusivos o no usan métodos de barrera constantemente, puedes hacerte exámenes médicos con mayor frecuencia o puedes dejar la relación.

Cosas importantes para recordar

Incluso si en el momento no usar condones u otros métodos de barrera se siente mejor o menos complicado, las ITSs pueden afectar gravemente tu salud a largo plazo. Entonces, si las cosas van muy rápido, procura hacer una pausa y darte un momento para tener la certeza de que las decisiones que estás tomando son lo que realmente quieres.

Si no practicas sexo más seguro, recuerda que no eres inmune por arte de magia. Cualquiera que tenga relaciones sexuales con otra persona, está en riesgo de contraer una ITS. Si no usas barreras, tienes que entender que no vas a tener el mismo nivel de protección que tiene la gente que sí las usa.

¿Es posible tener sexo 100% libre de riesgos?

El único tipo de práctica sexual completamente libre de riesgo de transmisión de infecciones es aquella donde no hay posibilidad de intercambio de fluidos corporales o contacto directo de las membranas mucosas (el tejido externo de tus genitales, boca u ojos).

Si no quieres tener absolutamente ningún riesgo de adquirir una infección de transmisión sexual, entonces debes evitar cualquier tipo de contacto íntimo donde haya un intercambio de fluidos corporales. Esto significa ningún tipo de contacto directo de carácter oral, genital o anal. Recuerda que los besos pueden transmitir herpes oral.

Hay muchas maneras de ejercer tu sexualidad de manera segura. La masturbación individual, practicar sexo en seco (frotamiento de genitales a través de la ropa), la charla erótica, masajes (sin tocar los genitales) y acurrucarse, son algunas de las cosas que puedes hacer en pareja sin correr el riesgo de transmitir ITSs.

¿Y si mi pareja no se quiere hacer exámenes médicos?

Ya sea en una relación casual o seria, es importante discutir tu salud sexual con tu pareja y preguntar por la suya. Esto les da la oportunidad de tomar una decisión bien informada acerca de los tipos de prácticas sexuales que quieren tener y qué precauciones deben tomar para tener sexo más seguro. Puede que tu pareja mienta acerca de su estado de salud sexual o que se niege a hacerse exámenes, pero al menos tú se lo preguntaste. Su reacción frente a la discusión de estos temas te ayudará a formarte un criterio mejor. Si se muestra realmente en contra de hacerse un examen y hablar de sexo más seguro, esto puede afectar tu decisión sobre comenzar una relación sexual.

El sexo más seguro es la mejor opción si quieres tener relaciones sexuales y protección en contra de las ITSs, pero es decisión de cada quien decidir qué queremos y qué nivel de riesgo estamos dispuestos a correr con nuestras parejas.

Hazle seguimiento a tu vida sexual en Clue.

An image for a square advertisement for the Ruby cup product
An illustration of a heart

¿Te gusta lo que lees? Ayúdanos a hacer más cosas geniales apoyando nuestros esfuerzos de investigación científica. Contribua agora

También te podría gustar leer:

Artículos populares