Tres personas abrazándose

Ilustración: Marta Pucci

ITS

Lo que es tener una infección de transmisión sexual (ITS)

Tener una ITS es una experiencia común y variada. Nos comunicamos a través de los medios sociales y pedimos a la gente que compartiera sus historias.

*Traducción: Kenny Rafael Delgado Arismendi

Tener una infección de transmisión sexual (ITS) es una experiencia común y variada. Nos comunicamos a través de los medios sociales y pedimos a la gente que compartiera sus historias.

Piojos púbicos: "Estaba conmocionado"

Encontré un piojo púbico en mi estómago. Me horrorizó. Me asusté porque odio los insectos y mi instinto fue correr a mi madre que estaba en la casa. Me afeité todo el vello corporal. La idea de que los insectos vivan en mi cuerpo no me gusta mucho. Busqué en Internet un tratamiento y compre el champú que me recomendaron. Me sorprendió mucho porque realmente no lo vi venir. Siempre uso protección, pero esto es algo que no se puede evitar. Sentía vergüenza de mí. Pero me di cuenta de que era muy común y no tenía nada de que avergonzarme.—Anónimo

Clamidia: "No tuve ningún síntoma"

Tuve relaciones sexuales con mi mejor amiga y ella descubrió que tenía clamidia, así que fui a ver a un par de personas con las que nos habíamos acostado. El tratamiento no funcionó la primera vez, así que tuve que hacerlo una segunda vez. El novio que tenía en el momento de ser diagnosticada rompió conmigo ... posiblemente más por el hecho de que fue con una chica... Le dije a mi actual novio que no quería acostarme con él hasta saber que estaba limpia... y su respuesta fue posiblemente la mejor respuesta que podría haber pedido. Me daba mucha vergüenza decírselo a mi familia pero lo mantenía entre nuestros amigos... ...iríamos todos juntos a revisarnos y luego iríamos de compras.

Me pareció increíblemente difícil decírselo a mi novio en ese momento, ya que nuestra relación no era la más tranquila en ese momento, y pensaba que si rompíamos, él iría por ahí y se lo diría a toda la gente que conocía en la universidad. El proceso de ser diagnosticada no es tan malo como crees. Hice la frotación yo misma en los baños de la clínica y tuve una gran charla con la enfermera. No tuve ningún síntoma. Si no fuera porque mi amiga me lo dijo, no habría sabido que algo andaba mal. Siempre dile a la gente con la que te has acostado, no importa lo vergonzoso que sea, ya que a menudo el impacto de la ITS empeora con el tiempo.—Anónimo

Herpes, VPH y clamidia: "Éramos monógamos"

Me diagnosticaron clamidia en 2015, VPH en 2016 y herpes 2 en 2018. Mis tres experiencias fueron muy diferentes. Contraje clamidia de una pareja infiel con la que había estado durante dos años. Como éramos "monógamos", no tenía motivos para sospechar de una ITS. No tuve ningún síntoma y sólo me diagnosticaron cuando me hicieron una prueba de ITS en mi examen vaginal anual. Cuando contraje el VPH, tuve una verruga genital y fui a una clínica de salud estudiantil que no necesitaba seguro. Mis padres cristianos son muy estrictos y temía que me repudiaran si sabían que había tenido sexo. El doctor me dijo inicialmente que tenía cáncer, y no fue hasta que visité mi Planned Parenthood local que me di cuenta de que el VPH no era tan grave.

Cuando contraje herpes fue lo peor. Estaba en una relación monógama con alguien y pensé que estaba siendo responsable. Ambos nos hicimos pruebas de ITS antes de decidirnos a tener sexo sin protección. Se olvidó de decirme que había estado expuesto al herpes anteriormente. Dos días después de haber tenido sexo sin protección, me enfermé mucho con síntomas parecidos a los de la gripe que duraron casi un mes. Fui a tres doctores por los síntomas parecidos a los de la gripe, antes de que uno de ellos finalmente me mirara la vagina. La doctora Inmediatamente reconoció las lesiones e hizo un frotis vaginal, que fue tan doloroso que grité. Esto fue un jueves y durante el fin de semana tuve una fiebre de 101℉ y tanto dolor que apenas podía caminar. Creí que me estaba muriendo. Tuve que decírselo a mis padres porque vivo sola y no tengo a nadie que me cuide y no podia cuidar de mí misma. Fueron un apoyo sorprendente. Tan pronto como tomé la medicación, mis síntomas mejoraron y ahora tomo una dosis diaria para prevenir un brote.—Anónimo, mujer, 21 años.

Clamidia: "El sexo se volvió doloroso"

El sexo con mi marido se volvió doloroso de repente, y sufrí durante meses porque pensé que había algo malo en mí. Mi marido empezó a tener síntomas, así que ambos nos hicimos un chequeo. Descubrió que tenía clamidia y me lo hizo saber, así que no me sorprendió cuando recibí mi diagnóstico. Él tuvo dos semanas de antibióticos y yo tres. Aunque fuimos tratados hace meses, sigo teniendo extrañas secreciones y dolor durante el sexo y cuando uso tampones. Ha afectado a la relación entre mi marido y yo porque sigo sufriendo los síntomas relacionados. No ha afectado a la confianza entre nosotros debido a la naturaleza de nuestra relación. Me sorprendió que mi marido no supiera que se pueden contraer enfermedades de transmisión sexual por sexo oral. Además, creo que hay que hablar más sobre el flujo vaginal. Mi flujo había cambiado repentinamente y no pude encontrar ninguna información cercana a la que tengo, aparte de los foros con preguntas de otras mujeres que quedaron sin respuesta.—Anónimo

Gonorrea y clamidia: "Mis análisis de sangre dieron negativo"

Tuve que hacer un análisis de orina obligatorio para un examen médico y recibí una llamada unos días después diciendo que tenía que venir para un seguimiento. El doctor me hizo saber que encontraron clamidia y gonorrea en mi orina. Fueron tratadas inmediatamente (inyección y una píldora). No tenía pareja en ese momento, pero mi anterior pareja me dijo que experimentó algunas anormalidades en su pene y me dijo que fuera a hacerme un chequeo. Hice análisis de sangre y salieron negativos, sin pensar en hacer la orina. Se lo dije a un par de amigos míos, no a mí familia. Debería tener más cuidado con los compañeros y la protección ahora, pero es difícil. —Anónimo, mujer cisgénero, 21años

Clamidia: "Nunca se lo dije a nadie"

Descubrí que tenía clamidia justo antes de salir con mi novio, cuando empezó a ser grave me hice la prueba pero nunca le dije a nadie (a él, a los amigos, a la familia) el resultado. Tomé mi medicina en secreto y empecé a tener sexo sin condón una vez que estuve limpia. Le dije que mi prueba era negativa. Como juego un "papel de educación sexual" hacia mis amigos, no podía admitir que cometí un error, y nunca se lo dije a mi familia porque no son abiertos sobre la sexualidad en general. Tuve que enfrentarme a todo esto en solitario y gasté mucho dinero para la prueba. Fue un momento muy estresante, yo ni siquiera tenía 19 años y en mi país cuando se cumplen 18 años, todas estas pruebas ya no son gratuitas. —Anónimo, mujer, Francia, 20 años

Herpes: "Mi novio tenía herpes en su mano"

Mi novio en ese momento se enteró de que un pequeño bulto en su mano era herpes y estaba muy molesto... Fui al médico para pedirle consejo y me dijo: "Probablemente te vas a contagiar de herpes si permanecen juntos, pero no te preocupes, mucha gente tiene herpes y no es tan malo". Decidí quedarme con mi novio y unos meses después sentí síntomas parecidos a los de la gripe, seguidos de dolorosas ampollas en los labios. Volví al médico y me confirmó, sí, que era herpes. Tomé algunos medicamentos pero los efectos secundarios fueron terribles, me sentí con náuseas, con fiebre y completamente fuera de control. Desde entonces nunca he tomado medicación. Me sentí muy mal al principio, sentí mucha suciedad y vergüenza y mi novio estaba de nuevo muy molesto y se sentía culpable por darme herpes...

Me preguntaba cómo lidiaría con las citas en el futuro y con decírselo a la gente. Pero a medida que pasaba el tiempo esa relación se fue terminando y salí con muchas otras personas que también tenían herpes o que no estaban preocupadas por él. Se convirtió en una especie de prueba. Veía cómo reaccionaba la gente cuando se lo decía, y entonces sabía si quería seguir viéndolos.

Más tarde, en las relaciones homosexuales, me enteré de que usaba guantes de látex para el sexo seguro, y me molestó que el primer médico al que fui no me lo sugiriera. Ahora no siento tanta vergüenza: Le he dicho a muchos amigos y amantes... Hoy en día mis síntomas son mucho menos graves, pero siguen afectando a mi vida cotidiana. A veces necesito tomarme un tiempo libre del trabajo debido a los síntomas parecidos a los de la gripe que pueden venir con un brote de herpes. Por otro lado, el herpes me ha obligado a cuidarme mejor: menos alcohol y chocolate, más sueño, menos estrés, ya que esas son algunas de las cosas que me desencadenan los brotes. Parece que los brotes de herpes también están relacionados con mi período, a menudo vienen justo antes de mi período, o durante/después si uso toallas sanitarias.—Anónimo, no binario, 38

VPH: "Un roce con el cáncer"

Mi prueba de papanicolaou anual resultó anormal. Esperé 6 meses, según el protocolo y fui por otro. Anormal de nuevo. Fue a una prueba de VPH y dio positivo en las cepas 16, 18 y 31, todas cepas de muy alto riesgo, conocidas por causar cáncer de cuello uterino. Había estado saliendo con la misma persona durante 5 años en ese momento, y causó una gran tensión en nuestra relación, sin saber de dónde venía el virus o por qué había aparecido.

Lo que es importante recordar es que el VPH puede permanecer latente en un portador durante mucho tiempo, por lo que ser diagnosticado con él no significa necesariamente que tu pareja te haya engañado. Me sentí increíblemente sola y aislada, porque mi pareja no podía entender lo que estaba pasando, ni tampoco mis amigos. Después de dar positivo en el test de VPH, fui a una colposcopia, que mostró una severa displasia cervical.

Tuve que someterme a una biopsia de cono bajo anestesia general para extraer la CIN3, que después fue identificada como cancerosa. Fue un shock masivo para mi sistema, no necesariamente la operación (fue dolorosa e incómoda y sangré durante unos 2 meses después) pero el impacto emocional que no esperaba. Tenia mucha insegurad y me sentía destrozada, como si nunca fuera a estar entera o ser yo misma de nuevo. Ya han pasado dos años desde la operación, todos mis papanicolau han salido limpios, y sólo ahora siento que estoy volviendo a la normalidad.

El estigma de las ITS es real. Durante mucho tiempo me dio vergüenza hablar de ello. Sin embargo, ahora soy la primera en advertir a mis amigas sobre las pruebas regulares y en compartir mi roce con el cáncer, con la esperanza de que ayude a que menos gente pase por la experiencia. —Anónimo, mujer, Sudáfrica, 29 años

VPH, clamidia y herpes: "El estigma en torno a las ITS es perjudicial"

Tenía 20 años cuando me diagnosticaron clamidia y VPH. La enfermera de mi ginecólogo me llamó, envió la receta a mi farmacia y me dijo que me abstuviera del sexo durante una semana. Informé a mi compañero de entonces y a los otros tres compañeros con los que había estado desde mi última exploración. Mi compañero de entonces me dejó, incluso después de dar negativo. Dos de los otros hombres esquivaron mis llamadas telefónicas durante semanas. Sólo una persona, que sigue siendo un amigo ahora 10 años después, respondió que se había hecho la prueba una semana antes y fue negativa.

No me había hecho la prueba del VIH en la visita inicial, así que fui a la clínica de mi universidad donde la enfermera me levantó las cejas y me dio una conferencia. Como profesional de la medicina, años después, me doy cuenta de que se equivocó al juzgar y debería haberme animado a mí y a mis amigos a examinarnos regularmente. Al hombre que me dejó se le diagnosticó eventualmente herpes, otra ITS muy común, pero desde entonces se ha enfrentado a un gran estigma. Finalmente se disculpó y describió sus propias luchas con el estigma y fue muy curativo.

He tenido más pacientes que lloran en mi oficina por el herpes que por el VIH, que en realidad es mortal. Pero el estigma en torno a las ITS es perjudicial. Nunca digo "limpio" o "sucio". Quiero que todos sepan que todas las ITS son manejables y la mayoría son curables.—Anónima, mujer, 29 años.

Descarga Clue para hacerle seguimiento a tu actividad sexual.

An illustration of a hand pressing a button

Let's support one another.

and champion menstrual health together. Make an impact today in one click.

An illustration of a hand pressing a button

También te podría gustar leer:

Artículos populares