Ilustración por Marta Pucci

Productos

Tampones: preguntas y malentendidos

por Jen Bell, Former Writer at Clue
  • Comparte este artículo en Twitter
  • Comparte este artículo en Facebook
  • Comparte este artículo por WhatsApp

*Traducción: Carolina Tafur

Desde su invención, los tampones han sido los causantes de pánico moral, aprensión por motivos de salud, protestas por impuestos y pautas publicitarias ridiculas.

Hay muchos mitos y malentendidos sobre los tampones:

¿Puedes perder tu virginidad si usas un tampón?

¿Se puede salir un tampón?

¿Qué pasa si usas un tampón por mucho tiempo?

Sigue leyendo para encontrar las respuestas a estas preguntas.

Los tampones y tu cuerpo

¿Duele insertar o retirar un tampón?

No debería doler. Tal vez quieras probar diferentes tipos de tampón — con o sin aplicador — para ver cuál prefieres. Algunas veces insertar o retirar un tampón puede ser algo incómodo porque tu vagina está seca o tu flujo es muy ligero.

Usar una pequeña cantidad de lubricante a base de agua debería ayudar a aliviar la resequedad, haciendo así más fácil la inserción del tampón o el aplicador. Si sientes resequedad o incomodidad al retirar el tampón, prueba cambiarte a uno de absorción más ligera. Si sigues experimentando dolor vaginal al usar tampones, consulta con un profesional de la salud.

¿Podré sentir un tampón cuando está dentro de mí?

No. Si te pones un tampón correctamente (al fondo de la vagina), no lo podrás sentir. Los tampones están diseñados para ir en la parte superior de la vagina, es decir, en la parte más alejada de la apertura vaginal. Si puedes sentir el tampón, prueba empujarlo un poco más al fondo.

¿Un tampón se puede “perder” dentro de mi vagina?

No. El cérvix (al final de la vagina) tiene una pequeña abertura que solo permite el paso de la sangre y el semen. Si tienes dificultad al quitarte un tampón, puja como si fueras a hacer popó. Ponerte de cuclillas puede ayudar. Mueve los dedos dentro de tu vagina y trata de palpar al fondo hacia la parte posterior. Cuando puedas sentir el tampón o el hilo del tampón, tómalo entre tus dedos y sácalo.

¿Se puede “salir” un tampón?

Usualmente no. Cuando insertas un tampón de manera adecuada (al fondo del canal), la vagina lo mantiene naturalmente en su sitio, aún cuando estés corriendo o haciendo cualquier actividad. Si pujas muy fuerte mientras haces popó, puede que el tampón se salga. Si eso pasa, ponte uno nuevo.

¿Puedo perder mi virginidad si uso un tampón?

No. La virginidad no es un concepto físico o médico. Es una idea cultural sobre la que hay muchas definiciones y opiniones. Los conceptos de virginidad en ocasiones están asociados a la idea de que la apertura vaginal esta cubierta por una membrana (el himen), la cual se “rompe” durante el sexo vaginal.

La corona vaginal, también conocida como el himen, consiste en pliegues delgados de tejido mucoso que se encuentran 1 o 2 centímetros dentro de la apertura vaginal (1). En el folleto La corona vaginal: mitos en torno a la virginidad, Anna Knöfel Magnusson de la RFSU (la Asociación Sueca para la Educación Sexual) escribe: “Cada corona es diferente en tamaño, color y forma. Es ligeramente rosada, casi transparente, y puede parecerse a los pétalos de una flor, a una pieza de un rompecabezas o a una media luna. En la mayoría de los casos, es flexible y elástica. Muy rara vez, los pliegues del tejido mucoso cubren la totalidad de la apertura vaginal. En tal caso, puede que sea necesario hacer una consulta con ginecología para realizar la apertura del canal vaginal, con el propósito de permitir el paso de la sangre menstrual, la inserción de un tampón y el sexo penetrante.”

No solo la inserción de cosas (como tampones, copas menstruales, juguetes o dedos) en la vagina puede causar la disminución gradual de la corona vaginal. La actividad física básica diaria también puede causar esto. Los cambios hormonales que ocurren en la pubertad también pueden cambiar la forma y elasticidad de la corona vaginal (2). Independientemente de si usas tampones o no, tu corona vaginal (si es que tenías una, para comenzar) desaparecerá con el tiempo. Aún no se sabe mucho sobre la anatomía y la función de la corona vaginal, y más investigación es necesaria.

Los tampones y tu salud

¿Los tampones pueden causar síndrome de choque tóxico?

Probablemente no, pero es bueno contar con información al respecto. El síndrome de choque tóxico (TSS) es una enfermedad poco común que afecta a 1 en 100.000 personas que menstrúan (3). Más de la mitad de los casos que se reportan de TSS están asociados al uso de tampones. Sin embrago, este problema puede afectar a personas de todas las edades, e incluso a hombres y niños. Usar un tampón por mucho tiempo (más de 8 horas) está asociado con el TSS (4). Los síntomas del TSS comienzan de repente y pueden empeorar rápidamente.

El TSS puede ser fatal si no se trata rápidamente, por lo que saber reconocer los síntomas es muy importante (5,6):

  • Temperatura alta (fiebre) de 39°C (102.2°F) o mayor
  • Síntomas de gripe tales como dolor de cabeza, escalofríos, dolores musculares, dolor de garganta y tos
  • Sensación y manifestación de enfermedad
  • Diarrea
  • Erupción generalizada parecida a las quemaduras de sol
  • Enrojecimiento intenso de la esclerótica, los labios y la lengua
  • Mareo y desmayos
  • Dificultad para respirar
  • Desorientación, somnolencia y pérdida de conocimiento

El TSS es una emergencia médica. Si bien estos síntomas pueden ser causados por una enfermedad diferente al TSS, es de suma importancia contactar de inmediato a un profesional de la salud si presentas una combinación de los síntomas anteriormente mencionados. Las probabilidades de que tengas TSS son muy bajas, pero no debes ignorar estos síntomas. Si tus síntomas son severos o empeoran rápidamente, dirígete al hospital más cercano o llama una ambulancia inmediatamente.

¿Cómo puedo puedo reducir las probabilidades de sufrir de TSS?

Usa tampones con un menor grado de absorción y cámbialos con frecuencia. Evita usar un tampón por más de 8 horas. Alternativamente, también puedes usar otro producto de higiene menstrual, como toallas o una copa menstrual. Las copas menstruales no generan riesgo de TSS. Solo ha habido un caso documentado de TSS asociado al uso de una copa menstrual, cuando una mujer se arañó la pared vaginal mientras se ponía la copa (7).

¿Cuándo se debe cambiar el tampón?

¿Con qué frecuencia debería cambiarme el tampón?

La mejor manera de saber si debes cambiar el tampón es jalar suavemente el hilo. Si comienza a salir con facilidad, es hora de cambiarlo; si no, puedes dejarlo por un poco más de tiempo. No te quedes con un tampón por más de 8 horas, ya que esto incrementa el riesgo de desarrollar el síndrome de choque tóxico (8).

Un tampón de absorción ligera saturado puede retener hasta 3 ml de fluido, mientras que un tampón súper absorbente puede retener hasta 12 ml (9,10). La pérdida normal de sangre en cada periodo está entre 5 y 80 ml (11). Si cada dos horas empapas un tampón o una toalla higiénica, esto se considera como un sangrado menstrual intenso y deberías consultarlo con tu profesional de la salud.

¿Puedes orinar mientras tienes un tampón puesto?

Sí. No tienes que cambiarte el tampón cada vez que orinas, pero tal vez quieras poner el hilo dentro de tu vagina o apartarlo mientras lo haces para que no se moje. Esto es solo por comodidad y es poco probable que tengas problemas de salud si accidentalmente orinas el hilo del tampón.

Algunas personas hacen popó con un tampón puesto. Otras deciden cambiarse el tampón después de terminar. Ambas opciones están bien. Cuando hagas popó y estés usando un tampón, ten cuidado de no untar el hilo. Las bacterias que viven en los intestinos pueden causar infecciones de la uretra y la vejiga (12).

¿Puedes botar los tampones en el inodoro?

Es mejor no hacerlo. Los tampones están diseñados para absorber líquido y expandirse, por lo que pueden tapar inodoros y cañerías, especialmente si las tuberías son viejas, o si es un inodoro ahorrador de agua o un pozo séptico. La mayoría de los tampones no son biodegradables, e incluso aquellos que lo son no se desintegran en el sistema de aguas residuales. Envolver el tampón (y su aplicador) en papel higiénico y botarlo en la basura es la mejor opción para cuidar tu plomería y el medio ambiente.

Está bien usar tampones cuando...

¿Puedo usar tampones a partir de mi primer periodo?

Sí. Si así lo deseas, puedes usar tampones desde el inicio de tu primer periodo. Asegúrate de leer las instrucciones del paquete o preguntar a un familiar, profesional de la salud o amig@. Escoge el nivel de absorción adecuado para tu flujo (mini o bajo para poca cantidad de sangre, normal o súper, si tu flujo es más intenso). Si tienes dificultad para ponerte el tampón, prueba uno con aplicador o aplica una pequeña cantidad de lubricante a base de agua al tampón para que su inserción sea más fácil.

¿Puedes bañarte mientras tienes un tampón puesto?

Sí. Puedes usar un tampón en la ducha o en la bañera. Los tampones (y copas menstruales) también son excelentes opciones cuando vas a nadar durante tu periodo.

Si no puedes o no quieres usar ninguno de los dos, hay un par de opciones más: si tu flujo es ligero, puedes usar trajes de baño absorbentes o trajes de baño oscuros para evitar dejar manchas. Los trajes de baño con tela absorbente a prueba de agua se ven como calzones de bikini normales pero tienen una capa oculta de tela anti-derrames que ayuda a absorber la sangre menstrual. Puedes usar una toalla higiénica antes y después de nadar.

¿Los tampones caducan?

Sí. Si los tampones se mantienen en su empaque original y se almacenan en un lugar seco, su vida útil es de aproximadamente cinco años. Los tampones son sanitarios pero no están esterilizados, por lo que pueden albergar bacterias y moho si se guardan en un lugar húmedo (como el baño).

Lo más importante a lo que se debe prestar atención es el empaque: ¿Tienes un “tampón de emergencia” que ha estado rodando en tu maleta por semanas y el empaque está dañado? Si es así, no lo uses. Un tampón que está sucio o mohoso puede causar una infección vaginal. Si experimentas comezón o irritación después de usar tampones, consulta con tu profesional de la salud.

¿Está bien usar tampones si tienes un DIU?

Sí. Inmediatamente después de la inserción de un DIU puede que experimentes un sangrado leve. No uses tampones para este sangrado. Después de que el sangrado de inserción desaparezca, está bien usar tampones o una copa menstrual si tienes un DIU. Los hilos del DIU se extienden unos pocos centímetros desde el cérvix, por lo que no deberían interferir con la postura o extracción de un tampón.

Descarga Clue ahora y registra información diaria sobre tu periodo para que aprendas a conocerte mejor.

An illustration of a heart

¿Te gusta lo que lees? Ayúdanos a hacer más cosas geniales apoyando nuestros esfuerzos de investigación científica. Contribute now

También te podría gustar leer:

Advertisement

Artículos populares

Advertisement