Ilustración: Marta Pucci

Cultura

¿Sabías que la sangre menstrual está prohibida en el porno?

Mas 5 artistas de Latinoamérica y España que desafían la censura

por Lina Bembe, Escritora
  • Comparte este artículo en Twitter
  • Comparte este artículo en Facebook
  • Comparte este artículo por WhatsApp

Mi debut pornográfico fue bastante peculiar. Cuando confirmé la fecha de mi primer rodaje estaba tan emocionada con la oportunidad de hacer porno que olvidé un pequeño detalle: Jamás calculé que tendría la regla justo en el día de la grabación y me percaté de ello sólo a pocos días del rodaje.

Hablé con la directora, le dije que estaría en mis últimos días del sangrado, y que preferiría “dejar todo fluir” porque así estoy acostumbrada. Ni ella ni mi co-estrella tuvieron problema alguno; y fue así como días después tuve mi rojo debut en la industria: sin tampón, drama ni prejuicios.

¿Prohibido Sangrar?

Poco después de mi debut en sangrado libre, aprendí que aún con la naturalidad con la que se maneja la regla durante un rodaje, toda clase de rastro menstrual – sin importar que tan feminista, queer o alternativa sea la producción – debe quedar fuera del producto final.

Por ejemplo, Jiz Lee, performer –e ícono- queer y Directore de Marketing de Pink & White Productions, una de las compañías de porno queer más sólidas y queridas en Estados Unidos, me comentó en entrevista que sus estrategias van desde planear los rodajes de acuerdo a los ciclos de les performers involucrados, tener sólo sexo anal o no penetrativo, el uso de “tampones suaves”, trabajar sobre sábanas obscuras y un largo etc.

Jiz, en sus más de 13 años de trabajar en pelis con narrativas queer, feministas y pujando por una mayor diversidad y representación dentro de la industria, jamás ha rodado ninguna producción con temática menstrual. ¿La razón? es bien sabido dentro de la industria que vender contenido que muestre sangre – incluída la menstrual – viola las reglas de las pocas compañías procesadoras de pago (intermediarias entre productora y cliente) que trabajan con el giro pornográfico.

Visa y MasterCard clasifican a la pornografía legal como un negocio de “alto riesgo” (1, 2). Asimismo, las productoras porno tienen que ceñirse a las reglas adicionales impuestas por las compañías procesadoras de pago que trabajan con esta clase de giros de “alto riesgo”. Estas imponen una serie de reglas bastante generales que prohíben mostrar contenido con “desechos corporales” (3), lo cual en la práctica incluye a la sangre de cualquier tipo. En consecuencia, los medios de pago disponibles para esta industria son escasos

En resumen, la censura del porno menstrual es el resultado de una cadena de minimización de riesgos, que una vez entrados a detalles, en la práctica termina prohibiendo actos no riesgosos ni ofensivos, como el sexo durante la regla. Quienes pertenecen a esta industria y dependen de una manera u otra de las procesadoras de pago, se ven obligades ya sea a mostrar sangre y arriesgarse, o a omitir la sangre de su trabajo.

Erotizar la menstruación

Jiz Lee, al igual que muchas más personas en esta industria, opinan que “esta censura refuerza la idea de que el sexo durante la regla es “peligroso” o “asqueroso”, por lo tanto carente de potencial erótico. Tener acceso a material sexualmente explícito, erotizar la menstruación desde la perspectiva de quienes tienen ciclos es importante para normalizar, a nivel colectivo, lo que muchas personas ya disfrutan a nivel personal (¿Cuántas no están más “calientes” en sus días, o piensan que el sexo con la regla es mucho mas íntimo?) y también para ayudar a quienes luchan contra sentimientos de vergüenza e incomodidad hacia la menstruación.

Visibilizar más la regla y erotismo tiene el potencial de ayudar a muchas personas a estar más en paz con sus propios cuerpos y ciclos, e incluso a encontrar maneras más divertidas de compaginar placer sexual y menstruación.

Por estas razones, he compilado una mini lista de cortos pornográficos y post-pornográficos hechos en Latinoamérica y España. El post-porno es un género que a grandes rasgos, persigue la reapropriación de la representación sexual de cuerpos usualmente marginados por el porno heternormativo (4). Hay para todos los gustos, el hilo común es el goce sexual a la par del menstrual.

Ojo, todos los links conducen a contenido sexualmente explícito:

1. Selina & Alex y Snax & Manon para Lustery.com

Iniciada por la imparable Paulita Pappel, Lustery es una plataforma donde -contrario a aquellos sitios tube con videos amateur de dudosa ética- parejas reales de todo tipo se graban a sí mismas y nos cuentan sobre su vida y preferencias sexuales cotidianas. En los videos de Selina & Alex y Snax & Manon, se puede ver como estas parejas navegan el sexo menstrual de la manera más natural y divertida, como cuando Manon se encarga de retirar el tampón de Snax.

2. Can Vampires Smell my Period?

Dirigida por Erika Lust A través de XConfessions.com, la directora Erika Lust recopila las fantasías de muches de sus suscriptores y las plasma en sus cortos. Esta “confesión” se centra en la figura tradicionalmente erótica del vampiro. La criatura sobrenatural de esta historia no se interesa tanto por la yugular como por los jugos menstruales de su no tan víctima, quien recibe con gusto la visita nocturna. Una fantasía heterosexual 100% enfocada al cunnilingus.

3. Anneke Necro:

Pornógrafa, estilista y Pro Domme, Anneke Necro tuvo muy buenas experiencias haciendo shows de webcam durante la regla: “una vez lo hice y vi que el público reaccionó con bastante naturalidad, conseguí que hacer shows con la regla fuera casi mi "marca personal". Bastante gente me contactó para decirme que tenían fetichismo con la sangre menstrual e hice bastantes shows privados y vídeos personales”.

En su carrera pornográfica, Anneke ha co-dirigido con Valeria Pedrosa un corto llamado Pudoricidio, el cual invoca al deseo y la menstruación como símbolo de lo salvaje y una “muestra de lo ancestral que alberga en los cuerpos menstruantes”. Anneke esta lejos de parar con estos temas, de momento está trabajando en otro corto llamado “Horn” bajo el proyecto Mantis Lab.

4. “Menstruantes”

De Alejandra “La Bala” Rodríguez y Joyce Jandette La noche del 20 de enero de 2013, éstas artistas y activistas comenzaron a menstruar juntas. Menstruantes es, en palabras de La Bala, un “ritual de sororidad entre amantas. Reescribimos nuestra historia, reconquistamos nuestro deseo, con la sangre que emana de nuestros sexos impuros y proscritos, tomamos y bebemos de ellos porque nos excita y empodera”. El corto normaliza y celebra el hecho de que muchas personas disfrutan del sexo durante la regla y que esto es un acto muy íntimo y placentero.

5. “Asco y Sangre”

Por Nadia Granados “La Fulminante” Este corto va directo a desenmascarar hipocresías misóginas. La Fulminante saca un tampón hinchado de sangre de su vagina, para chuparlo con gozo desafiante, argumentando así como la sangre menstrual induce mucho más asco y escándalo que la derramada por el negocio de la guerra (un asunto típicamente “de hombres”) y la violencia normalizada en medios de comunicación.

Los ejemplos aquí nombrados son una pequeña muestra de como muchas personas imaginan y se atreven a visibilizar la dimensión erótica de la menstruación; estoy segura que más artistas se seguirán sumando a estos esfuerzos.

Dadas las circunstancias de censura actuales, es importante entender las maneras en las que las personas con ciclos podemos beneficiarnos de representaciones de placer sexual y menstruación, erradicar prejuicios, e impedir que una actividad tan normal para muchas personas se convierta en tabú.

Yo por mi parte, prometo arreglármelas para repetir las circunstancias de aquel debut en sangrado libre.

Descarga Clue ahora y comienza a hacer seguimiento de su apetito sexual hoy mismo.

Imagen de un corazón

¿Te gusta lo que lees? Ayúdanos a hacer más cosas geniales apoyando nuestros esfuerzos de investigación científica.

También te podría gustar leer:

Artículos populares