Ilustración: Marta Pucci

Embarazo, Parto y Posparto

La complejidad de la maternidad

¿Qué significa ser mamá? Bueno, es algo complicado...

*Traducción: María Fernanda Ojeda

La maternidad es al mismo tiempo una relación, una construcción social, un trabajo a tiempo completo y una identidad. Se estima que el 85% de las mujeres han parido un hijo o hija (1), lo que hace de la maternidad o, al menos, pensar en ella como una parte importante en la vida de la mayoría de las mujeres.

En la cultura popular las expectativas acerca de la maternidad son a menudos basadas en la ideología de mujeres blancas de la clase media. Las madres son a menudos vistas como “competentes” y “afectuosas” y son admiradas por estos rasgos (2). Las madres en la televisión y en el cine sacrifican todo por el cuidado de su progenie. Pero esta narrativa no representa todos los tipos de madres. Cada experiencia de maternidad es única y puede significar algo diferente para cada persona.

an image of 3 mobile screens of the Clue app

Descarga Clue y habilita la función Embarazo con Clue Plus

  • Descargar la aplicación de Clue en la App Store
  • Descargar la aplicación de Clue en la Play Store

4.8

Ilustración de una calificación de cinco estrellas

más de 2M+ calificaciones

Revisemos algunas de los aspectos menos convencionales de la maternidad que probablemente no se ven en los medios de comunicación.

La maternidad no es siempre biológica

Lo que si es cierto es que hay una intersección entre la maternidad y la biología femenina. La reproducción humana requiere material genético de una persona con cromosomas XX y material genético de persona como cromosomas XY para hacer un embrión (3); se requiere cierta anatomía y fisiología para mantener un embarazo y parir a un recién nacido (3). Después del nacimiento, unas determinadas hormonas influencian en como la madre se une con su descendencia (4). Mientras que determinados procesos biológicos son necesarios para crear un infante, ninguno de estos procesos es requeridos para ser una madre.

Las madres obtienen este título de muchas maneras que van más allá de los biológico. Las tareas y los deberes de las madres muchas veces son hechos por personas que no crearon hijas/hijos físicamente. Alrededor del 10% de niñas y niños son criados por sus abuelas y/o abuelos, y cerca del 3% de niñas y niños son criados por otros miembros de su familia (5). Alrededor de 100.000 niñas y niños en Estados Unidos son adoptados cada año (6). Alrededor de 16% de la niñez en Estados Unidos viven con padrastros/madrastras, hermanastro/hermanastra o medio hermana/medio hermano (7). En el Reino Unido casi 60.000 niñas y niños viven con su madre/padre adoptivo, que no están relacionados con ellos de manera biológica (8). Millones de infantes en todo el mundo han nacido por medio de utilización de tecnologías de reproducción asistida, como puede ser el uso de óvulos o esperma de donantes (9). Los hombres pueden ser madres también (10). Los hombres transgéneros y otras personas no conformes con el género pueden quedar embarazadas y dar a luz a una hija/hijo, y tener muchos deseos de criar, así como las madres cisgénero (11).

La maternidad requiere amor y dedicación, ser responsable de una criatura. La mayoría de las mamás te dirán que el origen del ADN de una hija o hijo no es importante.

No todas las mujeres quieren ser madres

Algunas personas simplemente no sienten el llamado de la maternidad. Otras quieren concentrarse en otras prioridades. Dentro de las principales razones por las que mujeres deciden no convertirse en madres son la participación en el mundo laboral y los logros académicos (12,13). Cerca del 13% de las mujeres que no tienen hijas/hijos y tienen edades entre los 40-44 años reportan que la decisión fue voluntaria (14). En todos los grupos de edades, alrededor de 6% de las mujeres deciden voluntariamente no ser madres (1). La maternidad no es para todo el mundo y aunque no tener hijos es una decisión que puede ser empoderante, las mujeres que deciden no tener hijas/hijos a menudo son vistas como egoístas y son estigmatizadas por su decisión (2).

Para las mujeres que son madres, el arrepentimiento maternal es un tema tabú, pero es importante conocer que algunas mujeres lamentan su decisión de convertirse en madres. Algunas mujeres llegaron al camino de la maternidad sin su consentimiento, a través de una violación, coerción o por no haber podido acceder a un aborto. Otras mujeres que voluntariamente buscan la maternidad lamentan su elección cuando descubren que las promesas sociales de la maternidad no se cumplen (15).

No todas las mujeres pueden ser madres

Algunas personas toman deliberadamente la decisión de optar por la maternidad, pero no pueden convertirse en madres o mantener la maternidad. Esto puede ocurrir debido a la incapacidad de concebir, la muerte de un hijo/hija, la pérdida de hijastros/hijastras por el divorcio, pérdida de la custodia y pérdida de la capacidad de ser madres. Es difícil encontrar datos actualizados, pero una estimación del año 2002 sugirió que alrededor del 3% de todas las mujeres que quieres ser madres no pueden serlo (16).

Es probable que los datos reflejen mal cuantas mujeres y personas con ciclos quieren ser madres, pero no pueden por cualquier razón que sea. Sabemos que aproximadamente 1 de cada 100 fetos mueren de mortinato (17) y se estima que 186 millones de personas en todo el mundo viven con infertilidad (18). Algunas personas sienten que convertirse en madres es imposible ya sea por razones políticas, financieras o ambientales. El desempleo, el subempleo y las dificultades para acceder a una vivienda hacen que muchas personas retrasen su decisión de ser madres o la eviten por completo (19).

Crear espacio para las madres

Hay muchos caminos hacia la maternidad y ninguno de ellos es sencillo. La transición a la maternidad es un tiempo hermoso y transformador para algunas personas, pero para alrededor del 20-25% de las mujeres la depresión perinatal y otros trastornos del estado de ánimo hacen del embarazo y del posparto momentos aterradores y amenazantes (20). Los roles tradicionales de género y las inequidades de género dificultan la maternidad (y hacen que algunas personas retrasen o eviten la maternidad) (19). En Estados Unidos y en Reino Unido, el racismo sistemático dentro del sistema obstétrico implica que las madres negras tengan tasas más altas de complicaciones durante y después del embarazo, incluyendo la muerte (21). En los Estados Unidos, la muerte relacionada con el embarazo es al menos tres veces más alta en mujeres negras, nativas americanas y nativas de Alaska (22). A nivel mundial, las mujeres migrantes y pertenecientes a minorías étnicas tienen menos probabilidades de experimentar una atención en salud materna adecuada (23).

Aunque las madres necesitan apoyo social de sus amistades, familias y comunidades (24), las agendas congestionadas y la ausencia de sistemas de apoyo estructurados dejan a muchas madres sin la protección necesaria. Cuando las madres tienen un buen apoyo, son menos propensas a experimentar depresión posparto (25) y tienen más probabilidades de detener el ciclo intergeneracional de abuso infantil (26). Los bebés de madres que reciben un apoyo apropiado tienen más probabilidades de cumplir los objetivos de un desarrollo cognitivo adecuado (27).

La celebración del día de las madres va más allá de enviar tarjetas. Incluye construir espacios para las madres, hacer cambios en las políticas que permitan que el camino a la maternidad sea menos peligroso, que la legislación impacte en la reducción de la morbilidad y mortalidad materna. Además, la maternidad debería ser menos peligrosa en términos económicos. Los costos financieros de la maternidad incluyen la pérdida de salarios y de la jubilación. Y el cuidado de niñas y niños implica costos. También, es necesario abrir espacios para las madres de todos los géneros. Las madres LGBTQ están subrepresentadas en el diálogo actual sobre la maternidad (28).

La narrativa de la maternidad dice que las madres están listas y son capaces de sacrificarlo todo por sus hijos/hijas, lo que excluye a personas con necesidades y deseos diferentes. Si cambiamos como hablamos sobre la maternidad, pueden crearse espacios para todas las madres: las mamás que deciden no amamantar, las mamás que están deprimidas, las mamás que tuvieron embarazos aterradores, las mamás que no tienen parejas y las que son mamás a pesar de que realmente no fue su decisión. La maternidad nunca es fácil o simple, y aunque es difícil dar sentido a todas las complejidades, crear espacios para todas las mamás puede hacer el camino un poco más fácil.

Clue está trabajando para hacer espacio para todas las mamás en nuestra función de Embarazo.

Si estás en un embarazo o en el periodo postparto, puedes cambiar tu Etapa de la Vida en tu Clue app. Haz clic en los tres puntos junto a Tu Ciclo Actual para ver donde se cambia. Puedes encontrar más información sobre el embarazo también en nuestro Instagram.

An illustration of a hand pressing a button

Let's support one another.

and champion menstrual health together. Make an impact today in one click.

An illustration of a hand pressing a button

También te podría gustar leer:

Artículos populares