Ilustración: Marta Pucci

Anticonceptivos no hormonales

Lo que es tener un DIU de cobre

por Jen Bell, Ex-Escritora de Clue
  • Comparte este artículo en Twitter
  • Comparte este artículo en Facebook
  • Comparte este artículo por WhatsApp

*Traducción: Carolina Tafur

Todas las personas son diferentes y así mismo hay una gran variedad de experiencias con el DIU de cobre. Nos comunicamos para conocer las historias personales de nuestros usuarios y esto fue lo que nos contaron.

Hay muchas marcas de DIUs de cobre alrededor del mundo y muchas de estas historias especifican la marca del DIU. Es posible que algunas de estas marcas solo estén disponibles en ciertos países, o que varíen ligeramente en tamaño o años de uso aprobados.

"La inserción de un DIU no es tan aterradora como todo el mundo dice"

Me hice poner un Paragard en noviembre de 2015. Escogí este método porque no tiene hormonas, dura hasta 10 años y no tengo que acordarme de tomármelo. Durante y después de la inserción tuve cólicos leves y un poco de manchado, pero hasta el momento el DIU ha funcionado a la perfección y no he tenido problemas. Todavía lo tengo. La inserción no es tan aterradora como todo el mundo dice. Si te preocupa el dolor durante la inserción, te recomiendo tomar ibuprofeno 30 minutos antes. — Crystal, mujer, 28, Carolina del Norte, EE. UU.

"Fui a trabajar el mismo día"

Me hice poner un Mona Lisa en 2015 porque quería un método anticonceptivo que me permitiera tener periodos. Me fue bien. La inserción fue relativamente incómoda (7/10 en dolor, y 2/10 después del procedimiento). No me dieron medicamentos adicionales, como un relajante del cérvix; aún así, fui a trabajar el mismo día. —Anónimo, mujer, 26, Canadá

"Creo que debes conocer tu cuerpo antes de considerar ponerte un DIU"

Me hice poner mi DIU de cobre en el verano de 2016, así que lo he tenido por un poco más de 2 años. Tengo un DIU de cobre sin hormonas.

Sufro de ansiedad y la idea de no tener que acordarme de tomar una píldora o estar revisando constantemente algo me resulta muy atractiva. Además, la píldora me sentó muy mal: gané peso y en ocasiones tenía pensamientos suicidas. Quería algo que no tuviera hormonas y que simplificara todo el proceso, ¡y esto fue lo que me recomendó mi doctor!

No lo niego: la inserción fue desagradable. Mi especialista me dio una píldora para relajar el cérvix pero no me sirvió. ¡De pronto tengo un cérvix muy fuerte! Fue como una sensación punzante y se sintió como si hubiera durado una hora aunque, en realidad, solo duró algunos minutos. Después de eso, tuve pocos cólicos durante más o menos un día. Desde entonces no he tenido ningún problema físicamente, aunque la intensidad de mi flujo menstrual aumentó drásticamente. Solo se ha aligerado el último año. PERO le doy todo el crédito por haber regulado mi ciclo. No estoy segura de qué tan científicamente correcto es esto, pero ahora mi ciclo es increíblemente regular. ¡Y me encanta! (Nota del equipo científico de Clue: Tienes razón, Emma. No hay investigaciones que sugieran que los DIUs de cobre regulen el ciclo menstrual.)

Lo recomiendo completamente, pero creo que debes conocer tu cuerpo antes de considerar ponerte un DIU. Debido a que era plenamente consciente de los detalles íntimos de mi propio ciclo, pude identificar anomalías y cambios inmediatamente después de la inserción. En general, ha cambiado mi vida para bien, así que creo que debe ser apreciado.

Gracias a dios los obstetras y ginecólogos están adoptando esta opción para mujeres jóvenes. Afortunadamente mi especialista actual me brindó su apoyo: mi ginecólogo anterior no fue nada comprensivo y ¡fue muy difícil lidiar con eso! —Emma Chikow, mujer, 24, Londres, Reino Unido

"No tiene hormonas y es una solución a largo plazo en la que no tengo que pensar"

Me hice poner mi DIU en julio de este año. Es uno de cobre, de la marca Mona Lisa. Lo escogí porque no tiene hormonas y es una solución a largo plazo en la que no tengo que pensar. Me dolió mucho cuando me lo pusieron pero al día siguiente ya estaba normal. Mi primer periodo (después de la inserción) fue doloroso y perdí mucha sangre pero desde entonces ha sido normal. —Niki, mujer, 25, Suiza

"La mejor manera de prevenir otro embarazo no deseado"

Después de tener un aborto, decidí que un DIU de cobre sería la mejor manera de prevenir otro embarazo no deseado, ya que los anticonceptivos hormonales no me sentaron bien.

La inserción fue fácil (en ambas ocasiones). Solo un pinchazo incómodo y ya. Lo bueno fue poder dejar de usar hormonas definitivamente y pasar largos periodos sin tener que preocuparme por un embarazo no deseado. Lo malo fueron los cólicos intensos y dolorosos y el flujo menstrual abundante (de 7 a 10 días al mes) que a veces me causaba anemia.

Me lo hice retirar después de 10 años debido a la anemia causada por el sangrado abundante. Asegúrate de visitar a tu médico regularmente y hacerte revisar los niveles de hierro, ya que el sangrado abundante puede causar anemia. —Anónimo, mujer, 35, Portugal

"Mi DIU me hace sentir como un cyborg de la mejor manera posible"

Tengo un Paragard de cobre desde hace más de un año. Me hice poner un DIU después de tener un aborto espontáneo de un embarazo no deseado. Me hicieron un procedimiento de D y C (Dilatación y curetaje: un procedimiento en el que se abre el cérvix y se inserta un instrumento en el útero para retirar tejido) para resolver el aborto espontáneo y mi médico me aconsejó hacerme poner el DIU después de la D y C (en el mismo procedimiento) para minimizar el trauma físico y emocional, así como para tener un solo proceso de recuperación, en vez de dos. Finalmente creo que que fue una excelente decisión y estoy agradecida por su consejo.

El hecho de que hubiera quedado en embarazo sin planificarlo me hizo ver que mi método anterior no estaba funcionando y lo importante que era controlar mi fertilidad.

En general, estoy feliz con el Paragard y la tranquilidad que genera no tener que tomar decisiones de anticoncepción de repente.

Tuve cólicos terriblemente dolorosos y sangrado muy abundante durante los periodos de los seis meses posteriores a la inserción, pero cada periodo era cada vez más manejable y después de un año, mis periodos habían vuelto a la normalidad.

El proceso de inserción no fue divertido. No lo es. Pero se puede superar. Mi proveedor de servicios de salud me preguntó si quería conocer todos los detalles o solo mirar al techo durante el procedimiento. Para mí es mejor saber exactamente lo que está sucediendo para poder prepararme para cualquier sensación, dolor o malestar durante un procedimiento. Yo recomiendo tener esta conversación con tu proveedor de servicios de salud con anticipación para saber si quieres desentenderte o conocer el paso a paso. Mi DIU me hace sentir como un cyborg de la mejor manera posible. —Anónimo, mujer, 33, Filadelfia, EE. UU.

"Por cuatro meses mis periodos eran insoportables, pero ahora no tengo nada de dolor"

Todavía no quería tener que preocuparme por quedar en embarazo, así que en diciembre de 2017 me hice poner un DIU de cobre Lydia (hecho en Nigeria). La inserción fue algo dolorosa y durante meses mis periodos eran insoportables, dolorosos, abundantes y debilitantes. Ahora no tengo nada de dolor y mi periodo solo es abundante en el segundo día. Estaba preparada para lo peor pero, en general, lo haría otra vez. ¿Mi consejo? Investiga mucho, pregúntale a tu ginecólogo y préstale atención a tu cuerpo. —Enyi, mujer cisgénero, 23, Lagos, Nigeria

"Lo que más me gusta es no tener que pensar en mi anticonceptivo"

Quería un anticonceptivo sin hormonas y me decidí por un DIU de cobre en agosto de 2015. Le temía a la inserción porque ya había oído decir a una amiga que era dolorosa, pero fue más fácil de lo que pensaba. Un par de segundos de dolor y ya estaba adentro, y desde entonces he sido muy feliz con él. He notado periodos más abundantes y dolorosos (antes los míos eran leves), pero son manejables.

Lo que más me gusta es no tener que pensar en mi anticonceptivo. Es liberador saber que estoy protegida en cualquier momento y poder sentir mi cuerpo funcionar sin restricciones. Me alegra poder sentir ahora cómo funciona mi organismo normalmente.

Cabe mencionar que además de ser uno de los anticonceptivos más económicos (en Francia cuesta aproximadamente lo mismo que cuatro meses de píldoras), también es un método más efectivo ya que no hay errores de uso. —Nelly, mujer, 31, París, Francia

"Quisiera que los doctores ofrecieran a sus pacientes más opciones para el manejo del dolor durante la inserción y extracción de un DIU"

Me hice poner mi DIU Paragard en enero de 2017 y me lo hice quitar en diciembre de 2018. Después de las elecciones de 2016 me preocupaba el futuro de la Ley de Cuidado de Salud Accesible (Affordable Care Act) y ya que sabía que no quería tener hijos en los siguientes dos años, el tiempo me pareció adecuado. Al dejar la píldora, también estaba interesada en una opción de anticonceptivo no-hormonal. Por esto escogí el Paragard.

Mi experiencia con el DIU, de hecho, fue positiva. No tuve periodos particularmente abundantes o dolorosos, como me habían advertido del DIU de cobre. Podía hacerle seguimiento a mis ciclos sin el uso de hormonas, lo cual me apuntó en dirección de algunos problemas en mi ciclo que he podido tratar. Mis ciclos eran largos y, por medio de pruebas de fertilidad me di cuenta de que sufro de hipotiroidismo, y he respondido bien al tratamiento. También tuve algunos meses para aprender a hacerle seguimiento a mi ovulación sin la presión de estar intentando quedar en embarazo. Por estas razones, no me arrepiento de mi DIU.

Sin embargo, los procesos de inserción y extracción fueron dos de las experiencias médicas más traumáticas de mi vida. No estaba preparada para el dolor de la inserción y tuve una respuesta vasovagal (cuando el ritmo cardiaco y la presión arterial bajan repentinamente) que hizo que me desmayara. Tomó unas horas para que mi ritmo cardiaco se normalizara, de modo que tuve que permanecer bajo monitoreo en la sala de emergencia. (Nota del equipo científico de Clue: Esto es bastante inusual. Normalmente las personas se recuperan en minutos de un episodio vasovagal.)

Cuando finalmente estaba lista para hacerme retirar el DIU, fui a una cita de rutina y mi doctor no pudo encontrar los hilos. Tuvo que usar algunos instrumentos para intentar sacarlo, lo cual fue extremadamente doloroso, incómodo y, además, no sirvió. De modo que para retirarme el DIU, me programaron una extracción quirúrgica. Afortunadamente, después de mi experiencia, mi doctor recomendó usar anestesia general, pero fue un proceso agotador que me noqueó por unos días.

My esposo y yo estamos intentando concebir. Aunque no me arrepiento de haber tenido un DIU, no creo que opte por otro la próxima vez que quiera usar un método anticonceptivo, teniendo en cuenta los procesos de inserción y extracción.

La inserción y extracción se consideran rutinarios pero aún así son procesos invasivos. Habla con tu médico sobre cómo manejar el dolor antes de cada una de tus citas, y si él o ella te puede dar algo más fuerte que ibuprofeno, acéptalo. Yo recomendaría un DIU si te interesa una opción de anticonceptivo no-hormonal por un periodo prolongado de tiempo. En mi caso, si no me importara hacerle seguimiento a mi ciclo y quisiera una opción hormonal, preferiría un método menos invasivo.

No puedo ser más enfática en que quisiera que los doctores vieran con mayor seriedad los procesos de inserción y extracción, y ofrecieran a sus pacientes opciones para el manejo del dolor. —Anónimo, mujer, 30, Pittsburgh, EE. UU.

"No leas historias de terror en internet; en cambio, habla con los profesionales médicos"

Decidí ensayar el DIU T-Safe después de probar varios métodos hormonales que tuvieron un impacto negativo en mis estados de ánimo. Me hice poner dos DIUs. El primero se salió parcialmente, lo cual fue horriblemente espeluznante y doloroso. Y lo peor fue que cuando intenté conseguir ayuda de profesionales de la salud, fue casi imposible: me dijeron que el dolor que sentía era normal. Fue una experiencia horrible. 100% negativa.

PERO después de hablar con mi nueva y genial doctora sobre lo que pasó y cómo me trataron, fue muy comprensiva y me explicó lo que falló. Después de hablar con ella quise intentarlo nuevamente.

La segunda vez, la doctora estuvo increíble y me tranquilizó. Sentí cólicos. La peor parte es cuando miden tu útero. Se siente como si te pellizcaran el cérvix con pinzas. Después de eso tuve cólicos fuertes durante algunos días, y ha hecho que mis periodos sean más abundantes y dolorosos.

Mi experiencia con el DIU ha sido variada. Está bien, pero no deja de tener algunos problemas, como todos los anticonceptivos.

Si odias las hormonas y definitivamente no quieres quedar en embarazo, es genial, pero debes estar lista para tener periodos más largos y abundantes. También tómate tu tiempo para hablar con alguien sobre lo que se siente bien en tu caso y pensar sobre los efectos secundarios que estás dispuesta a tolerar.

Hacérmelo poner me dio miedo y leí muchas historias de terror en internet. Mi consejo: ¡No hagas eso! En cambio, habla con los profesionales médicos. —Anónimo, mujer, 30, Londres, Reino Unido

En Clue recomendamos que consultes con profesionalES de la salud para discutir las opciones de anticonceptivos que mejor se ajusten a ti, y para que le informes si estás experimentando algún efecto secundario negativo.

Ilustración de un microscopio

¿Te gusta lo que lees? Ayúdanos a hacer más cosas geniales apoyando nuestros esfuerzos de investigación científica.

También te podría gustar leer:

Artículos populares